SB 3.15.47

taṁ tvāṁ vidāma bhagavan param ātma-tattvaṁ
sattvena samprati ratiṁ racayantam eṣām
yat te 'nutāpa-viditair dṛḍha-bhakti-yogair
udgranthayo hṛdi vidur munayo virāgāḥ
Palabra por palabra: 
tam — a Él; tvām — Tú; vidāma — sabemos; bhagavan — ¡oh, Suprema Personalidad de Dios!; param — la Suprema; ātma-tattvam — Verdad Absoluta; sattvena — por Tu forma de bondad pura; samprati — ahora; ratim — amor por Dios; racayantam — creando; eṣām — de todos ellos; yat — lo cual; te — Tuya; anutāpa — misericordia; viditaiḥ — entendida; dṛḍha — inquebrantable; bhakti-yogaiḥ — por medio de servicio devocional; udgranthayaḥ — sin apego, libre de atadura material; hṛdi — en el corazón; viduḥ — entendido; munayaḥ — grandes sabios; virāgāḥ — sin interés por la vida material.
Traducción: 
Sabemos que Tú eres la Suprema Verdad Absoluta, la Personalidad de Dios, que manifiesta Su forma trascendental en la inmaculada modalidad de la bondad pura. Esta forma trascendental y eterna de Tu personalidad sólo pueden entender- la gracias a Tu misericordia, por medio de un servicio devocional inquebrantable, grandes sabios de corazones purificados por la vía devocional.
Significado: 

La Verdad Absoluta se puede entender en tres aspectos: Brahman impersonal, Paramātmā localizado y Bhagavān, la Suprema Personalidad de Dios. Aquí se admite que la Suprema Personalidad de Dios es la última palabra en el entendimiento de la Verdad Absoluta. A pesar de que les intruyó su muy erudito padre, Brahmā, de hecho los cuatro Kumāras no pudieron entender la Verdad Absoluta. Sólo pudieron entender la Suprema Verdad Absoluta cuando personalmente, con sus propios ojos, vieron a la Personalidad de Dios. Es decir, los otros dos aspectos de la Verdad Absoluta, Paramātmā localizado y Brahman impersonal, también se entienden automáticamente cuando se ve o entiende a la Suprema Personalidad de Dios. Así pues, los Kumāras confirman: «Tú eres la Suprema Verdad Absoluta». El impersonalista puede aducir que, como la Suprema Personalidad de Dios estaba tan hermosamente adornado, no era, por lo tanto, la Verdad Absoluta. Pero aquí se confirma que toda la diversidad del nivel absoluto está compuesta de śuddha-sattva, bondad pura. En el mundo material, cualquier cualidad - bondad, pasión o ignorancia - , está contaminada. Ni siquiera la modalidad de la bondad está, en este mundo material, libre de rastros de pasión e ignorancia. Pero en el mundo trascendental sólo existe la bondad pura, sin rastro de pasión ni ignorancia; por tanto, la forma de la Suprema Personalidad de Dios y Sus variados pastiempos y enseres son todos sattva-guṇa pura. El Señor exhibe eternamente esta diversidad en el ámbito de la bondad pura para satisfacción del devoto. El devoto no quiere ver a la Suprema Personalidad de la Verdad Absoluta con nihilismo o impersonalismo. En cierto modo, la diversidad trascendental absoluta va destinada únicamente a los devotos, no a los demás, pues este notorio rasgo de la diversidad trascendental sólo se puede entender por misericordia del Señor Supremo, y no mediante la especulación mental o el proceso ascendente. Se dice que entender a la Suprema Personalidad de Dios es posible cuando Su favor recae, aunque sólo sea levemente, sobre la persona; por contra, sin Su misericordia, un hombre puede especular miles de años y no entender la realidad de la Verdad Absoluta. Esa misericordia puede apreciarla el devoto cuando se libera de toda contaminación. Por lo tanto, se afirma que sólo cuando se ha erradicado toda contaminación y el devoto está completamente desapegado de los atractivos de la materia, puede recibir esa misericordia del Señor.