SB 3.14.38

kaśyapa uvāca
aprāyatyād ātmanas te
doṣān mauhūrtikād uta
man-nideśāticāreṇa
devānāṁ cātihelanāt
Palabra por palabra: 
kaśyapaḥ uvāca — el erudito brāhmaṇa Kaśyapa dijo; aprāyatyāt — por la contaminación; ātmanaḥ — de la mente; te — tuya; doṣāt — por la profanación; mau- hūrtikāt — en relación al momento; uta — también; mat — mi; nideśa — mandato; aticāreṇa — al ser demasiado descuidada; devānām — de los semidioses; ca — también; atihelanāt — al ser demasiado indiferente.
Traducción: 
El erudito Kaśyapa dijo: Debido a que tu mente estaba contaminada, debido a la profanación de aquel momento en particular, debido a que descuidaste mis mandatos, y debido a que te mostraste indiferente hacia los semidioses, todo era desfavorable.
Significado: 

Las circunstancias para tener una buena descendencia en la sociedad son que el esposo mantenga una disciplina respecto a los principios religiosos y de regulación, y que la esposa sea fiel al esposo. En la Bhagavad-gītā (7.11) se dice que la relación sexual que respeta los principios religiosos es una representación de la conciencia de Kṛṣṇa. Antes de ocuparse en una relación sexual, tanto el esposo como la esposa deben tener en cuenta el estado de su mente, el momento concreto, la instrucción del esposo, y la conformidad de los semidioses. Según la sociedad védica, hay un tiempo apropiado y auspicioso para la vida sexual, que se conoce como tiempo para garbhādhāna. Diti hizo caso omiso de todos los principios de los mandamientos de las Escrituras, y como consecuencia, aunque deseaba fervientemente hijos auspiciosos, se le informó de que sus hijos no iban a ser dignos de ser los hijos de un brāhmaṇa. En esto hay una clara indicación de que el hijo de un brāhmaṇa no siempre es un brāhmaṇa. La realidad es que personalidades como Rāvaṇa e Hiraṇyakaśipu nacieron de brāhmaṇas, pero no se les aceptó como brāhmaṇas, porque sus padres no siguieron, para su nacimiento, los principios regulativos. Esos hijos se llaman demonios, o rākṣasas. En las eras anteriores sólo hubo uno o dos rākṣasas que se originasen por negligencia frente a los métodos de disciplina, pero durante la era de Kali no hay disciplina en la vida sexual. ¿Cómo pueden, entonces, esperarse buenos hijos? Sin duda, los hijos no deseados no pueden ser fuente de felicidad para la sociedad, pero gracias al movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa pueden elevarse al estado humano cantando el santo nombre de Dios. Ésa es la singular aportación de Śrī Caitanya a la sociedad humana.