SB 3.13.27

utkṣipta-vālaḥ kha-caraḥ kaṭhoraḥ
saṭā vidhunvan khara-romaśa-tvak
khurāhatābhraḥ sita-daṁṣṭra īkṣā-
jyotir babhāse bhagavān mahīdhraḥ
Palabra por palabra: 
utkṣipta-vālaḥ — azotando con la cola; kha-caraḥ — en el cielo; kaṭhoraḥ — muy duros; saṭāḥ — pelos en el lomo; vidhunvan — temblando; khara — afilados; romaśa-tvak — piel llena de pelos; khura-āhata — golpeadas por las pezuñas; abhraḥ — las nubes; sita-daṁṣṭraḥ — colmillos blancos; īkṣā — mirada; jyotiḥ — luminosa; babhāse — empezó a emitir una refulgencia; bhagavān — la Personalidad de Dios; mahī-dhraḥ — el sustentador del mundo.
Traducción: 
Antes de entrar en el agua para rescatar la Tierra, el avatāra Jabalí voló en el cielo, azotando el aire con Su cola, Sus duros pelos estremeciéndose. Su mirada era luminosa, y disipó las nubes del cielo con Sus pezuñas y Sus resplandecientes colmillos blancos.
Significado: 

Cuando Sus devotos ofrecen oraciones al Señor, describen Sus actividades trascendentales. Aquí están algunos de los rasgos trascendentales del avatāra Jabalí. Podemos ver que, en tanto los habitantes de los tres sistemas planetarios superiores ofrecían al Señor sus oraciones, Su cuerpo se extendió a través del espacio, empezando desde el planeta más alto, Brahmaloka, o Satyaloka. Se afirma en la Brahma-saṁhitā que Sus ojos son el Sol y la Luna; por eso, Su simple mirar hacia el cielo era tan iluminador como el Sol o la Luna. Aquí se describe al Señor como mahīdhraḥ, que se refiere, o bien a una «gran montaña» o al «sustentador de la Tierra». En otras palabras, el cuerpo del Señor era tan grande y duro como los Himalayas; de no ser así, ¿cómo era posible que sostuviese la Tierra entera sobre Sus blancos colmillos? El poeta Jayadeva, un gran devoto del Señor, ha cantado este hecho en sus oraciones a las encarnaciones:

vasati daśana-śikhare dharanī tava lagnā
śaśini kalanka-kaleva nimagnā
keśava dhṛta-śukara-rūpa jaya jagadīśa hare

«Toda gloria a Śrī Keśava [Kṛṣṇa], que apareció como el jabalí. Entre Sus colmillos sostuvo la Tierra, que tenía el aspecto que presentan las manchas en la Luna».