SB 2.9.44

tasmā idaṁ bhāgavataṁ
purāṇaṁ daśa-lakṣaṇam
proktaṁ bhagavatā prāha
prītaḥ putrāya bhūta-kṛt
Palabra por palabra: 
tasmai — luego; idam — este; bhāgavatam — las glorias del Señor, o la ciencia del Señor; purāam — suplemento védico; daśa-lakṣaṇam — diez características; proktam — descrito; bhagavatā — por la Personalidad de Dios; prāha — dijo; prītaḥ — con satisfacción; putrāya — al hijo; bhūta-kṛt — el creador del universo.
Traducción: 
Luego, el padre [Brahmā], hablando con satisfacción, le expuso a su hijo Nārada la Escritura védica suplementaria, el Śrīmad-Bhāgavatam, que fue narrada por la Personalidad de Dios, y que contiene diez características.
Significado: 

Si bien el Śrīmad-Bhāgavatam se expuso en cuatro versos, tenía diez características, que habrán de ser explicadas en el siguiente capítulo. En los cuatro versos, primero se dice que el Señor existía antes de la creación, y, así pues, el comienzo del Śrīmad-Bhāgavatam encierra el aforismo del Vedānta: janmādy asya. Janmādy asya es el comienzo, mas, aun así, los cuatro versos en los que se dice que el Señor es la raíz de todo lo que existe, comenzando por la creación y ascendiendo hasta la morada suprema del Señor, explican de un modo natural las diez características. Uno no debe entender erróneamente, por interpretaciones equivocadas, que el Señor habló sólo cuatro versos, y que, por lo tanto, todos los 17.996 $ versos restantes son inútiles. Las diez características, ta como se explicará en el siguiente capítulo, requieren de muchísimos versos tan sólo para explicarlas bien. Brahmājī también le había aconsejado a Nārada anteriormente que expandiera la idea que le había oído exponer. Śrī Caitanya Mahāprabhu le instruyó esto a Śrīla Rūpa Gosvāmī en forma resumida, pero el discípulo Rūpa Gosvāmī lo expandió muy esmeradamente, y el mismo tema fue expandido más por Jīva Gosvāmī, y aún más por Śrīla Viśvanātha Cakravarti Ṭhākura. Nosotros tan sólo estamos tratando de seguir los pasos de todas esas autoridades. Así que el Śrīmad-Bhāgavatam no es como la ficción ordinaria o la literatura mundana. El Śrīmad-Bhāgavatam posee una fuerza ilimitada, y por mucho que uno lo expanda de acuerdo con su propia habilidad, la obra aún no se termina con esa expansión. Como el Śrīmad-Bhāgavatam es la representación sonora del Señor, se explica simultánea e igualmente en cuatro versos y en cuatro mil millones de versos, pues el Señor es más pequeño que el átomo y más grande que el ilimitado cielo. Tal es la potencia del Śrīmad-Bhāgavatam.