SB 2.1.21

yasyāṁ sandhāryamāṇāyāṁ
yogino bhakti-lakṣaṇaḥ
āśu sampadyate yoga
āśrayaṁ bhadram īkṣataḥ
Palabra por palabra: 
yasyām — mediante ese recuerdo sistemático; sandhāryamāṇāyām — y quedando así fijo en el hábito de; yoginaḥ — los místicos; bhakti-lakṣaṇaḥ — siendo diestro en el sistema devocional; āśu — muy pronto; sampadyate — logra el éxito; yogaḥ — vinculación mediante el servicio devocional; āśrayam — bajo el refugio de; bhadram — la totalmente buena; īkṣataḥ — lo cual, viendo eso.
Traducción: 
¡Oh Rey!, mediante este sistema de recuerdo y teniendo el firme hábito de ver la concepción personal del Señor, que es supremamente buena, uno puede conseguir muy pronto el servicio devocional del Señor, y quedar bajo Su protección directa.
Significado: 

El éxito de las funciones místicas se logra únicamente con la ayuda de la actitud devocional. El panteísmo, o el sistema de sentir en todas partes la presencia del Todopoderoso, es una clase de entrenamiento de la mente para llega a acostumbrarse a la concepción devocional, y es esa actitud devocional del místico la que hace posible la culminación con éxito de esos esfuerzos místicos. Sin embargo, uno no se eleva a ese nivel de éxito sin el matiz de la mezcla con el servicio devocional. La atmósfera devocional que esta visión panteísta crea, evoluciona posteriormente hasta convertirse en servicio devocional, y ése es el único beneficio que obtiene el impersonalista. En la Bhagavad-gītā (12.5) se confirma que la forma impersonal de la autorrealización es más problemática, porque llega a la meta de modo indirecto, aunque después de mucho tiempo el impersonalista también se obsesiona con el aspecto personal del Señor.