SB 10.4.39

mūlaṁ hi viṣṇur devānāṁ
yatra dharmaḥ sanātanaḥ
tasya ca brahma-go-viprās
tapo yajñāḥ sa-dakṣiṇāḥ
Palabra por palabra: 
mūlam — el punto de apoyo; hi — en verdad; viṣṇuḥ — es el Señor Viṣṇu; devānām — de los semidioses; yatra — allí donde; dharmaḥ — principios religiosos; sanātanaḥ — tradicionales o eternos; tasya — de este (fundamento); ca — también; brahma — civilización brahmínica; go — protección de las vacas; viprāḥ — brāhmaṇas; tapaḥ — austeridad; yajñāḥ — celebración de sacrificios; sa-dakṣiṇāḥ — debidamente remunerados.
Traducción: 
Todos los semidioses se sustentan en el Señor Viṣṇu, que vive y es adorado allí donde estén los Vedas, o donde haya principios religiosos, cultura tradicional, vacas, brāhmaṇas, austeridades y sacrificios debidamente remunerados.
Significado: 

En este verso se explican los principios religiosos eternos (sanātana-dharma), entre los que deben contarse la cultura brahmínica, los brāhmaṇas, los sacrificios y la religión. Esos principios establecen el reino de Viṣṇu. Sin el reino de Viṣṇu, sin el reino de Dios, nadie puede ser feliz. Na te viduḥ svārtha-gatiṁ hi viṣṇum: En esta civilización demoníaca, la gente, por desdicha, no entiende que el verdadero interés de la sociedad humana está en Viṣṇu. Durāśaya ye bahir-artha-māninaḥ: De ese modo se enredan en vanas esperanzas. La gente quiere ser feliz sin conciencia de Dios, sin conciencia de Kṛṣṇa, pues los líderes que les guían son ciegos que llevan a la sociedad humana al caos. Los asúricos partidarios de Kaṁsa querían alterar las condiciones tradicionales de la felicidad humana para, de esa forma, vencer a los devatās, los devotos y semidioses. Si no predominan los devotos y semidioses, predominan los asuras, y la sociedad humana se sume en una condición caótica.