SB 10.4.21

tasmād bhadre sva-tanayān
mayā vyāpāditān api
mānuśoca yataḥ sarvaḥ
sva-kṛtaṁ vindate 'vaśaḥ
Palabra por palabra: 
tasmāt — por lo tanto; bhadre — mi querida hermana (a quien deseo toda buena fortuna); sva-tanayān — por tus propios hijos; mayā — por mí; vyāpāditān — por desdicha matados; api — aunque; anuśoca — no te aflijas; yataḥ — puesto que; sarvaḥ — todo el mundo; sva-kṛtam — los resultados fruitivos de sus propios actos; vindate — sufre o disfruta; avaśaḥ — bajo el control de la providencia.
Traducción: 
Mi querida hermana Devakī, te deseo toda buena fortuna. Todo el mundo sufre y disfruta de los resultados de sus actividades bajo el control de la providencia. Por eso, aunque has tenido la desdicha de que yo matase a tus hijos, te pido por favor que no te lamentes por ellos.
Significado: 

Como se afirma en la Brahma-saṁhitā (5.54):

yas tv indra-gopam athavendram aho sva-karma-
bandhānurūpa-phala-bhājanam ātanoti
karmāṇi nirdahati kintu ca bhakti-bhājāṁ
govindam ādi-puruṣaṁ tam ahaṁ bhajāmi

Todos los seres, desde el diminuto insecto indra-gopa hasta Indra, el rey de los planetas celestiales, están obligados a cargar con los resultados de sus actividades fruitivas. Desde un punto de vista superficial, podemos pensar que el sufrimiento y el disfrute se deben a determinadas causas externas, pero la verdadera causa son las propias actividades fruitivas. Incluso si una persona mata a otra, debemos saber que la persona muerta recibió los resultados fruitivos de sus propias actividades, y que el homicida actuó como agente de la naturaleza material. Kaṁsa pidió perdón a Devakī analizando profundamente la cuestión. Él no era la causa de la muerte de los hijos de Devakī. Simplemente se habían encontrado con su destino. En esas circunstancias, Devakī debía perdonar a Kaṁsa y olvidar sus maldades sin lamentarse. Kaṁsa reconoció que era culpable, pero que todo lo que había hecho, lo había hecho bajo el control de la providencia. Kaṁsa, qué duda cabe, era la causa inmediata de la muerte de los hijos de Devakī, pero la causa remota eran las actividades pasadas de aquellos hijos. Eso era completamente cierto.