SB 10.11.18

dhūli-dhūsaritāṅgas tvaṁ
putra majjanam āvaha
janmarkṣaṁ te 'dya bhavati
viprebhyo dehi gāḥ śuciḥ
Palabra por palabra: 
dhūli-dhūsarita-aṅgaḥ tvam — tienes todo el cuerpo cubierto de polvo y arena; putra — mi querido hijo; majjanam āvaha — ahora ven aquí, báñate y aséate; janma-ṛkṣam — la auspiciosa estrella de Tu nacimiento; te — de Ti; adya — hoy; bhavati — está; viprebhyaḥ — a los brāhmaṇas puros; dehi — da en caridad; gāḥ — vacas; śuciḥ — estando purificado.
Traducción: 
Madre Yaśodā dijo además a Kṛṣṇa: Mi querido hijo, llevas todo el día jugando y tienes todo el cuerpo cubierto de polvo y arena. Así pues, regresa, ven a bañarte y a asearte. Hoy la Luna está en conjunción con la auspiciosa estrella de Tu nacimiento. Por lo tanto, sé puro y da vacas en caridad a los brāhmaṇas.
Significado: 

En la cultura védica existe la costumbre de que, siempre que se celebre una ceremonia auspiciosa, hay que dar valiosas vacas a los brāhmaṇas como caridad. Madre Yaśodā, por consiguiente, pidió a Kṛṣṇa: «En lugar de estar tan entusiasmado con Tus juegos, ahora ven y, por favor, entusiásmate dando caridad». Yajña-dāna-tapaḥ-karma na tyājyaṁ kāryam eva tat. Como se aconseja en la Bhagavad-gītā (18.5), el sacrificio, la caridad y la austeridad, nunca se deben abandonar. Yajño dānaṁ tapaś caiva pāvanāni manīṣiṇām: Esos tres deberes no se deben abandonar aunque seamos muy avanzados en la vida espiritual. La manera de celebrar el cumpleaños consiste en realizar una actividad basada en uno de estos tres aspectos (yajña, dāna o tapaḥ), o en los tres a la vez.