SB 10.1.21

giraṁ samādhau gagane samīritāṁ
niśamya vedhās tridaśān uvāca ha
gāṁ pauruṣīṁ me śṛṇutāmarāḥ punar
vidhīyatām āśu tathaiva mā ciram
Palabra por palabra: 
giram — una vibración de palabras; samādhau — en trance; gagane — en el cielo; samīritām — vibrada; niśamya — escuchar; vedhāḥ — el Señor Brahmā; tridaśān — a los semidioses; uvāca — dijo; ha — ¡oh!; gām — la orden; pauruṣīm — recibida de la Persona Suprema; me — de mí; śṛṇuta — escuchad; amarāḥ — ¡oh, semidioses!; punaḥ — de nuevo; vidhīyatām — cumplid; āśu — inmediatamente; tathā eva — así; — no; ciram — os demoréis.
Traducción: 
En estado de trance, el Señor Brahmā escuchó en el cielo la vibración de las palabras del Señor Viṣṇu. Entonces dijo a los semidioses: ¡Oh, semidioses!, escuchadme, y cumplid atentamente y sin demora la orden de Kṣīrodakaśāyī Viṣṇu, la Persona Suprema.
Significado: 

Parece ser que las palabras de la Suprema Personalidad de Dios pueden ser escuchadas en estado de trance por personas capacitadas. La ciencia moderna nos ha dado el teléfono, con el cual podemos escuchar vibraciones sonoras emitidas desde un lugar distante. Del mismo modo, el Señor Brahmā puede escuchar en su interior las palabras del Señor Viṣṇu, aunque otras personas no puedan escuchar las palabras del Señor. Esto se confirma al principio del Śrīmad-Bhāgavatam (1.1.1): tene brahma hṛdā ya ādi-kavaye. Ādi-kavi es el Señor Brahmā. Al comienzo de la creación, el Señor Brahmā recibió del Señor Viṣṇu las instrucciones del conocimiento védico a través del corazón (hṛdā). En este verso se confirma el mismo principio. En estado de trance, Brahmā pudo escuchar las palabras de Kṣīrodakaśāyī Viṣṇu, y transmitió el mensaje del Señor a los semidioses. Del mismo modo, al comienzo de la creación, Brahmā recibió de la Suprema Personalidad de Dios el conocimiento védico por primera vez. En esa ocasión también lo recibió desde lo más hondo del corazón. El proceso por el que le fue transmitido el mensaje es el mismo en ambos casos. En otras palabras, aunque el Señor Brahmā tampoco podía ver al Señor Viṣṇu, sí podía escuchar Sus palabras a través del corazón. La Suprema Personalidad de Dios es invisible; ni siquiera el Señor Brahmā puede verle; pero, cuando desciende a la Tierra, Se hace visible hasta para la gente común. Ciertamente, ello se debe a Su misericordia sin causa, pero los necios y no devotos piensan que Kṛṣṇa es una personalidad histórica corriente. A esas personas que piensan que el Señor es una persona corriente como ellos, se les califica de mūḍhas (avajānanti māṁ mūḍhāḥ). Esas personas demoníacas, que no pueden entender las instrucciones de la Bhagavad-gītā, y que, por ello, las interpretan erróneamente, desdeñan la misericordia sin causa de la Suprema Personalidad de Dios.