SB 1.2.5

munayaḥ sādhu pṛṣṭo 'haṁ
bhavadbhir loka-maṅgalam
yat kṛtaḥ kṛṣṇa-sampraśno
yenātmā suprasīdati
Palabra por palabra: 
munayaḥ — ¡oh, sabios!; sādhu — esto es idóneo; pṛṣṭaḥ — interrogado; aham — yo mismo; bhavadbhiḥ — por todos ustedes; loka — el mundo; maṅgalam — bienestar; yat — porque; kṛtaḥ — hecho; kṛṣṇa — la Personalidad de Dios; sampraśnaḥ — pregunta idónea; yena — mediante la cual; ātmā — el yo; suprasīdati — completamente complacido.
Traducción: 
¡Oh, sabios!, he sido interrogado por ustedes con razón. Sus preguntas son valiosas porque se refieren al Señor Kṛṣṇa, y por eso son idóneas para el bienestar del mundo. Sólo preguntas de esa índole son capaces de satisfacer al yo por completo.
Significado: 

Como aquí se ha declarado anteriormente que la Verdad Absoluta es lo que ha de conocerse en el Bhāgavatam, las preguntas de los sabios de Naimiṣāraṇya son adecuadas y justas, pues se refieren a Kṛṣṇa, quien es la Suprema Personalidad de Dios, la Verdad Absoluta. En la Bhagavad-gītā (15.15), la Personalidad de Dios dice que en todos los Vedas no hay más que el vivo deseo de buscarlo a Él, el Señor Kṛṣṇa. Así pues, las preguntas que se refieren a Kṛṣṇa constituyen la esencia de todas las interrogantes védicas.

El mundo entero está lleno de preguntas y respuestas. Los pájaros, las bestias y los hombres están todos dedicados a la cuestión de incesantes preguntas y respuestas. Por la mañana, los pájaros que se encuentran en el nido se ocupan de preguntas y respuestas, y también por la tarde los mismos pájaros regresan, y de nuevo se ocupan de preguntas y respuestas. El ser humano, a menos que sea de noche y esté profundamente dormido, se ocupa de preguntas y respuestas. Los comerciantes del mercado se ocupan de preguntas y respuestas, así como también los abogados de la corte, y los estudiantes en los colegios y universidades. Los legisladores del parlamento también se ocupan de preguntas y respuestas, y los políticos y los representantes de la prensa se ocupan todos de preguntas y respuestas. Pero, aunque ellos continúan con sus preguntas y respuestas durante toda su vida, no se satisfacen en lo absoluto. La satisfacción del alma sólo puede obtenerse mediante preguntas y respuestas que traten de Kṛṣṇa.

Kṛṣṇa es nuestro más íntimo amo, amigo, padre o hijo, y objeto de amor conyugal. Olvidando a Kṛṣṇa, hemos creado muchísimos objetos de preguntas y respuestas, pero ninguno de ellos es capaz de brindarnos plena satisfacción. Todas las cosas - a excepción de Kṛṣṇa - dan únicamente una satisfacción temporal; de manera que, si hemos de tener satisfacción plena, tenemos que dedicarnos a las preguntas y respuestas acerca de Kṛṣṇa. No podemos vivir ni por un momento sin ser interrogados o sin dar respuestas. Como el Śrīmad-Bhāgavatam trata de preguntas y respuestas que están relacionadas con Kṛṣṇa, podemos obtener la más elevada de las satisfacciones únicamente con leer y oír lo que se dice en esta obra trascendental. Uno debe aprender el Śrīmad-Bhāgavatam, y encontrarle así una solución a todos los problemas relacionados con los asuntos sociales, políticos o religiosos. El Śrīmad-Bhāgavatam y Kṛṣṇa constituyen la suma de toda las cosas.