SB 1.19.36

anyathā te 'vyakta-gater
darśanaṁ naḥ kathaṁ nṛṇām
nitarāṁ mriyamāṇānāṁ
saṁsiddhasya vanīyasaḥ
Palabra por palabra: 
anyathā — de lo contrario; te — tu; avyakta-gateḥ — de aquel cuyos movimientos son invisibles; darśanam — encuentro; naḥ — para nosotros; katham — cómo; nṛṇām — de la gente; nitarām — específicamente; mriyamāṇānām — de aquellos que están a punto de morir; saṁsiddhasya — de aquel que es completamente perfecto; vanīyasaḥ — aparición voluntaria.
Traducción: 
De lo contrario [de no haber sido inspirado por el Señor Kṛṣṇa], ¿cómo es posible que hayas aparecido aquí voluntariamente, pese a que te desplazas de incógnito ante el hombre común y eres invisible para los que estamos al borde de la muerte?
Significado: 

Sin duda que el gran sabio Śukadeva Gosvāmī fue inspirado por el Señor Kṛṣṇa para aparecer voluntariamente ante Mahārāja Parīkṣit, el gran devoto del Señor, justo para impartirle las enseñanzas del Śrīmad-Bhāgavatam. Uno pude obtener el núcleo del servicio devocional del Señor, mediante la misericordia del maestro espiritual y la Personalidad de Dios. El maestro espiritual es el representante manifiesto del Señor que lo ayuda a uno a lograr el éxito final. Aquel que no está autorizado por el Señor, no puede volverse maestro espiritual. Śrīla Śukadeva Gosvāmī es un maestro espiritual autorizado, y por eso fue inspirado por el Señor para aparecer ante Mahārāja Parīkṣit e instruirlo en lo referente a las enseñanzas del Śrīmad-Bhāgavatam. Uno puede lograr el éxito final de ir de vuelta a Dios, si el Señor lo favorece enviándole a Su verdadero representante. En cuanto un devoto del Señor se encuentra con el verdadero representante del Señor, tiene garantizada la ida de vuelta a Dios justo después de dejar el cuerpo actual. Esto, no obstante, depende de la sinceridad del propio devoto. El Señor está situado en el corazón de todos los seres vivientes, y, en consecuencia, conoce muy bien los movimientos de cada persona en particular. Tan pronto como el Señor se da cuenta de que determinada alma está muy ansiosa de ir de vuelta a Dios, de inmediato le envía a Su representante genuino. El Señor le asegura así a Su devoto sincero su ida de vuelta a Dios. Se concluye, pues, que recibir la asistencia y ayuda de un maestro espiritual genuino, significa recibir la ayuda directa del propio Señor.