SB 1.17.45

ittham-bhūtānubhāvo 'yam
abhimanyu-suto nṛpaḥ
yasya pālayataḥ kṣauṇīṁ
yūyaṁ satrāya dīkṣitāḥ
Palabra por palabra: 
ittham-bhūta — siendo así; anubhāvaḥ — experiencia; ayam — de esto; abhimanyu-sutaḥ — el hijo de Abhimanyu; nṛpaḥ — el rey; yasya — cuyo; pālayataḥ — debido a su gobierno; kṣauṇīm — en la Tierra; yūyam — todos ustedes; satrāya — al celebrar sacrificios; dīkṣitāḥ — iniciado.
Traducción: 
Mahārāja Parīkṣit, el hijo de Abhimanyu, es tan experimentado, que, en virtud de su experta administración y patrocinio, a ustedes les ha sido posible celebrar un sacrificio como éste.
Significado: 

Los brāhmaṇas y los sannyāsīs son expertos en lo que concierne al adelanto espiritual de la sociedad, mientras que los kṣatriyas o losadministradores son expertos en la paz y prosperidad materiales de la sociedad humana. Ambos grupos constituyen los pilares de toda la felicidad, y, por consiguiente, tienen la función de cooperar entre sí a plenitud en aras del bien común. Mahārāja Parīkṣit tenía suficiente experiencia como para apartar a Kali del campo de sus actividades, y con ello hacer que el Estado se volviera receptivo a la iluminación espiritual. Si la gente común no es receptiva, es muy difícil inculcarle la necesidad de la iluminación espiritual. La austeridad, la limpieza, la misericordia y la veracidad, que son los principios básicos de la religión, preparan el terreno para la recepción de los adelantos del conocimiento espiritual, y Mahārāja Parīkṣit hizo realidad esa condición favorable. Por eso los ṛṣis de Naimiṣāraṇya pudieron ejecutar los sacrificios durante mil años. En otras palabras, sin el apoyo del Estado, ninguna doctrina filosófica o de principios religiosos puede avanzar progresivamente. Para lograr ese bien común, debe haber una total cooperación entre los brāhmaṇas y los kṣatriyas. Incluso hasta la época de Mahārāja Aśoka, reinaba el mismo espíritu. El Señor Buda fue considerablemente respaldado por el rey Aśoka, en virtud de lo cual su específico culto del conocimiento se propagó por todas partes del mundo.

Así terminan los significados de Bhaktivedanta, del Decimoséptimo Capítulo, Primer Canto, del , titulado: “Castigo y recompensa de Kali”.