SB 1.17.37

tan me dharma-bhṛtāṁ śreṣṭha
sthānaṁ nirdeṣṭum arhasi
yatraiva niyato vatsya
ātiṣṭhaṁs te 'nuśāsanam
Palabra por palabra: 
tat — por lo tanto; me — a mí; dharma-bhṛtām — de todos los protectores de la religión; śreṣṭha — ¡oh, tú, el principal!; sthānam — lugar; nirdeṣṭum — señala; arhasi — que así lo hagas; yatra — donde; eva — ciertamente; niyataḥ — siempre; vatsye — pueda residir; ātiṣṭhan — situado permanentemente; te — tu; anuśāsanam — bajo tu gobierno.
Traducción: 
Por lo tanto, ¡oh, tú, el principal de los protectores de la religión!, por favor asígname un lugar en el que pueda vivir permanentemente bajo la protección de tu gobierno.
Significado: 

La personalidad de Kali se dirigió a Mahārāja Parīkṣit como el principal entre los protectores de la religiosidad, porque el Rey se abstuvo de matar a una persona que se entregó a él. A un alma rendida se le debe brindar plena protección, aun a pesar de que se trate de un enemigo. Eso dice el principio de la religión. Y podemos imaginarnos entonces qué clase de protección le da la Personalidad de Dios a la persona que se entrega a Él, no como enemigo, sino como un consagrado servidor. Al alma entregada el Señor la protege de todos los pecados y de todas las reacciones procedentes de los actos pecaminosos.