SB 1.16.4

nijagrāhaujasā vīraḥ
kaliṁ digvijaye kvacit
nṛpa-liṅga-dharaṁ śūdraṁ
ghnantaṁ go-mithunaṁ padā
Palabra por palabra: 
nijagrāha — castigado lo suficiente; ojasā — con el valor; vīraḥ — héroe valiente; kalim — a Kali, el amo de la era; digvijaye — en camino a conquistar el mundo; kvacit — una vez; nṛpa-liṅga-dharam — aquel que se hace pasar por un rey; śūdram — la clase inferior; ghnantam — lastimando; go-mithunam — una vaca y un toro; padā — en la pata.
Traducción: 
Una vez, cuando Mahārāja Parīkṣit, se dirigía a conquistar el mundo, vio al amo de Kali-yuga, quien era más bajo que un śūdra, disfrazado de rey y lastimando las patas de una vaca y un toro. El Rey lo aprehendió de inmediato para imponerle el debido castigo.
Significado: 

Que el rey salga a conquistar el mundo no tiene como propósito su engrandecimiento personal. Mahārāja Parīkṣit salió a conquistar el mundo después de ascender al trono, pero ello no tenía por finalidad el agredir a otros Estados. Él era el emperador del mundo, y todos los Estados pequeños ya se encontraban bajo su régimen. El propósito de su salida era el de ver cómo marchaban las cosas desde el punto de vista del Estado divino. El rey, siendo el representante del Señor, tiene que ejecutar debidamente la voluntad del Señor. No es una cuestión de engrandecimiento personal. Así pues, en cuanto Mahārāja Parīkṣit vio que un hombre de clase baja vestido de rey estaba lastimando las patas de una vaca y de un toro, de inmediato lo arrestó y lo castigó. El rey no puede tolerar que se insulte al animal más importante de todos, la vaca, ni tampoco puede tolerar que se le falte el respeto al hombre más importante de todos, el brāhmaṇa. Civilización humana significa adelanto de todo lo referente a la cultura brahmínica, y para mantenerla, la protección de la vaca es esencial. En la leche hay un milagro, pues contiene todas las vitaminas necesarias para sustentar las condiciones fisiológicas humanas, en aras de logros superiores. La cultura brahmínica únicamente puede progresar cuando al hombre se le enseña a desarrollar la cualidad de la bondad, y para ello se requiere principalmente de comida preparada con leche, frutas y granos. Mahārāja Parīkṣit se sorprendió al ver que un śūdra de color, vestido como un gobernante, estaba maltratando a una vaca, el animal más importante de todos en la sociedad humana.

La era de Kali implica riña y mala administración. Y la causa fundamental de toda la riña y la mala administración es que hombres indignos, influenciados por las modalidades de hombres de clase baja y quienes no tienen ninguna ambición superior en la vida, se ponen a la cabeza de la administración del Estado. Esa clase de hombres en el puesto de rey es seguro que lo primero que harán es lastimar a la vaca y a la cultura brahmínica, empujando con ello a toda la sociedad hacia el infierno. Mahārāja Parīkṣit, preparado como lo estaba, encontró la señal de esta causa fundamental de todas las riñas del mundo, Así pues, quiso detenerla desde el mismo comienzo.