Ilustración 43

En la estación del otoño todos los pájaros, bestias y hombres quedan sexualmente dispuestos y el toro, el venado, el pájaro, el hombre y otras criaturas masculinas fecundan a la fuerza al sexo bello. Una fecundación similar ocurre como resultado del servicio devocional al Señor.

El servicio devocional al Señor nunca se presta en vano. En el momento oportuno, el resultado de nuestro servicio devocional llegará, aun sin desearlo. Los devotos puros no desean ninguna recompensa del Señor a cambio de su servicio; ellos no hacen intercambios comerciales con el Señor. Pero el Señor espontáneamente complace todos los deseos de Sus devotos.

Puede parecer que un devoto del Señor se vuelve cada vez más y más pobre en términos de prosperidad material; pero objetivamente no es así. El ejemplo típico son los Pāṇḍavas. Los cinco hermanos, encabezados por el rey Yudhiṣṭhira, soportaron todo tipo de dificultades debido a la conspiración de sus primos dirigidos por Duryodhana. Pero a la larga, el Señor Kṛṣṇa puso en el trono al rey Yudhiṣṭhira y sus enemigos fueron derrotados. El rey Yudhiṣṭhira nunca se perturbó por las calamidades que los agobiaron aun cuando el Señor Kṛṣṇa era siempre su compañero. Los Pāṇḍavas nunca oraron al Señor por algún beneficio, excepto Su servicio devocional y, a su debido tiempo, todo salió a favor de los devotos.

Por lo tanto un devoto debe ejecutar su servicio devocional con plena energía, tolerancia y confianza. Debe ejecutar sus deberes programados, ser puros de corazón y servir en asociación de devotos. Estos seis puntos conducirán al devoto por el sendero del éxito. Uno no debe desanimarse en el desempeño del servicio devocional. Los fracasos pueden no ser perjudiciales, sino más bien ser los pilares del éxito. Uno debe tener buena fe en los principios regulativos seguidos por las almas autorrealizadas y no debe dudar del resultado final de ese servicio devocional. Por el contrario, debe seguir ejecutando sus deberes prescritos sin vacilar y nunca debe dejarse influir por la asociación indeseable.

No debemos considerar el regreso al Supremo como un juego. Debemos tomarlo seriamente, tal como se ordena en las Escrituras. Para un seguidor estricto, el resultado es seguro y cierto. Cuando sea el momento adecuado los resultados vendrán por su propia fuerza. Dhruva Mahārāja se puso a adorar a Dios para conseguir algo específico, pero cuando estuvo realmente en contacto con Dios no quiso nada del Señor. Sin embargo, el Señor concedió a Dhruva Mahārāja ambos beneficios. Es decir, el Señor satisfizo sus deseos y también le otorgó la salvación eterna. Estas son las enseñanzas que aprendemos de todas las Escrituras reveladas. Dios todopoderoso concede los resultados que deseamos y por eso debemos desear aquello que eterno, bienaventurado y pleno de conocimiento. En el servicio devocional, no debemos esforzarnos por aquello que es temporal e inútil.