Ilustración 31

Los aspectos predominantes del otoño son cuatro: no hay agua en el cielo, se marchitan las hierbas que crecieron por doquier en la estación lluviosa, los caminos fangosos y los campos se secan y los estanques de agua se vuelven claros como el cristal. Estos cuatro aspectos de la atmósfera otoñal se comparan a las cuatro órdenes de la vida.

En el sistema de varṇāśrama, el estudiante va al āśrama del maestro, toma lecciones de él y le sirve, inclusive como un sirviente doméstico. Los problemas del estudiante se mitigan tan pronto alcanza el conocimiento trascendental en términos de su relación con Śrī Kṛṣṇa, la Personalidad e Dios. Así como las nubes blancas ya no cargan más el peso de agua en el cielo de otoño, el estudiante descubre que los problemas de sacar agua para el maestro no son más un trabajo pesado si, por la gracia de su maestro, alcanza el conocimiento espiritual.

Los jefes de familia que engendran hijos sin restricción, tal como las hierbas en la estación lluviosa, se quedan solos tan pronto alcanzan el estado de servicio devocional. La planificación familiar de una civilización atea no puede detener el crecimiento de una población no deseada, que es como las hierbas. La gente debe aprender a controlar su vida sexual por restricción voluntaria. Tal restricción voluntaria es posible cuando se está conectado con el servicio del Señor. Esto se confirma en el Bhagavad-gītā*. Los devotos del Señor que están bien situados se abstienen del placer material de los sentidos porque están atraídos por la belleza de la Trascendencia. La restricción forzosa mediante la planificación familiar, o por medios artificiales parecidos, no funciona por mucho tiempo; tenemos que ser atraídos por la Trascendencia. Se puede abandonar una calidad inferior de placer tan pronto se recibe la calidad superior de placer espiritual. La planificación familiar es exitosa sólo cuando uno está ocupado en cultivar el espíritu humano.

Los vānaprasthas, que evitan voluntariamente asearse y dejan crecer sus barbas y uñas, ya no sienten tales incomodidades cuando se ocupan en el servicio del Señor. Y sobre todo los mendicantes, que aceptan un voto para abstenerse de la vida sexual, ya no sienten el impulso sexual cuando están fijos en el servicio trascendental del Señor.

Por lo tanto, en las cuatro órdenes espirituales y en los cuatro grados de vida social, el servicio devocional al Señor es esencial. Sin esta relación, todos los principios regulativos de varṇa y āśrama se vuelven pesadas obligaciones, tal como son en la era de Kali. Cuando los principios regulativos no tienen objetivo los varṇas, se transforman en un sistema de castas y los āśramas se vuelven asunto de diferentes negociantes. Todas estas anomalías del sistema social actual pueden enmendarse únicamente por el cultivo del espíritu humano en el servicio devocional del Señor.

* viṣayā vinivartante nirāhārasya dehinaḥ
rasa-varjaṁ raso 'py asya paraṁ dṛṣṭvā nivartate

Al alma encarnada se la puede alejar del disfrute de los sentidos, aunque el gusto por los objetos de los sentidos aún quede en ella. Pero, al experimentar un gusto superior y dejar por ello semejantes ocupaciones, su conciencia queda fija. Bg. 2.59