CC Madhya 25.120

‘abhidheya’ sādhana-bhaktira śunaha vicāra
sarva-jana-deśa-kāla-daśāte vyāpti yāra
Palabra por palabra: 
abhidheya — el medio para obtener un fin; sādhana-bhaktira — del proceso de realizar servicio devocional; śunaha vicāra — por favor, escucha el procedimiento; sarva — todos; jana — personas; deśa — países; kāla — momentos; daśāte — y en circunstancias; vyāpti yāra — que es omnipresente.
Traducción: 
«“Ahora escucha, por favor, acerca del proceso de servicio devocional, que puede poner en práctica cualquier persona de cualquier país, en todo momento y en toda circunstancia.
Significado: 

SIGNIFICADO: El culto del bhāgavata-dharma se puede difundir en toda circunstancia, entre toda clase de personas y en todos los países. Muchas personas envidiosas acusan al movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa de echar a perder el rigor de lo que se ha dado en llamar hinduismo. No es ésa la realidad. Śrī Caitanya Mahāprabhu confirma que el servicio devocional del Señor —el culto del bhāgavata-dharma que se está propagando ahora en la forma del movimiento Hare Kṛṣṇa— se puede propagar en todos los países, a todas las personas, en toda condición de vida y en toda circunstancia. El bhāgavata-dharma no limita los devotos puros a la comunidad hindú. El devoto puro está por encima del brāhmaṇa; por lo tanto, no es incompatible ofrecer el cordón sagrado a devotos de Europa, Estados Unidos, Australia, Japón, Canadá, etc. A veces, en determinados templos de la India no se permite la entrada a esos devotos puros, que han sido aceptados por Śrī Caitanya Mahāprabhu. Además, algunos gosvāmīs y brāhmaṇas de casta se niegan a tomar prasādam en los templos de la Asociación Internacional para la Conciencia de Krishna. En realidad, eso está en contra de la instrucción de Śrī Caitanya Mahāprabhu. Los devotos pueden venir de cualquier país, y pueden pertenecer a cualquier credo o raza. Por la autoridad de este verso, los verdaderos devotos y seguidores de Śrī Caitanya Mahāprabhu deben aceptar como vaiṣṇavas puros a los devotos de todas partes del mundo. Esa aceptación no debe ser artificial sino real. Se deben valorar su avance en el cultivo de conciencia de Kṛṣṇa y su adoración de la Deidad, saṅkīrtana y Ratha-yātrā. Considerando todos estos puntos, las personas envidiosas deben deponer su maliciosa actitud.