CC Madhya 20.274

daivāt kṣubhita-dharmiṇyāṁ svasyāṁ yonau paraḥ pumān
ādhatta vīryaṁ sāsūta mahat-tattvaṁ hiraṇmayam
Palabra por palabra: 
daivāt — en un tiempo que la memoria no puede alcanzar; kṣubhita-dharmiṇyām — la naturaleza material, que se ve sometida a agitación; svasyām — que pertenece al Supremo, pues es una de Sus energías; yonau — en el vientre del que nace la entidad viviente; paraḥ pumān — el Brahman Supremo, la Personalidad de Dios; ādhatta — fecundó; vīryam — el semen; — esa naturaleza material; asūta — produjo; mahat-tattvam — la energía material total; hiraṇmayam — la fuente original de la emanación de diversidad de cosas materiales.
Traducción: 
«“En un tiempo que la memoria no puede alcanzar, la Suprema Personalidad de Dios, tras agitar la naturaleza material y hacer surgir en ella las tres cualidades, puso el semen de innumerables entidades vivientes en el vientre de esa naturaleza material. De ese modo, la naturaleza material dio nacimiento a la energía material total, conocida con el nombre de hiraṇmaya-mahat-tattva, la representación simbólica original de la manifestación cósmica.”
Significado: 

SIGNIFICADO: Esta cita pertenece al Śrīmad-Bhāgavatam (3.26.19). En ella el Señor Kapila explica a Su madre la relación entre la Suprema Personalidad de Dios y la naturaleza material. Le está explicando que la Suprema Personalidad de Dios es la causa original de las entidades vivientes condicionadas por la naturaleza material. Por encima de los veintiocho elementos de la creación material, está la Suprema Personalidad de Dios, la causa de todas las causas. La vida no viene de la materia, sino de la vida misma. Así lo explican los Vedas: nityo nityānāṁ cetanaś cetanānām (Kaṭha Upaniṣad 2.2.13). El Señor Supremo es la fuente original de la vida.