CC Antya 7.33

trayyā copaniṣadbhiś casāṅkhya-yogaiś ca sātvataiḥ
upagīyamāna-māhātmyaṁ hariṁ sāmanyatātmajam
Palabra por palabra: 
trayyā — por los seguidores de los tres Vedas que celebran grandes sacrificios, como, por ejemplo, los que se celebran para Indra y otros semidioses; ca — también; upaniṣadbhiḥ — por los seguidores de los Upaniṣads, la sección más sublime del conocimiento védico; ca — también; sāṅkhya — por los filósofos que estudian analíticamente el universo; yogaiḥ — por los yogīs místicos; ca — y; sātvataiḥ — por los devotos que siguen el método de adoración mencionado en el Pañcarātra y otras Escrituras védicas; upagīyamāna — ser cantadas; māhātmyam — cuyas glorias; harim — a la Suprema Personalidad de Dios; — ella, madre Yaśodā; amanyata — consideraba; ātma-jam — su propio hijo, nacido de su cuerpo.
Traducción: 
«“Al ver todos los universos en la boca de Kṛṣṇa, madre Yaśodā quedó atónita por un momento. Los seguidores de los tres Vedas adoran al Señor igual que a Indra y otros semidioses y Le ofrecen sacrificios. Las personas santas que entienden Su grandeza mediante el estudio de los Upaniṣads, Le adoran como Brahman impersonal; los grandes filósofos que estudian analíticamente el universo Le adoran como puruṣa; los grandes yogīs, como la Superalma omnipresente; y los devotos, como Suprema Personalidad de Dios. Madre Yaśodā, sin embargo, consideraba al Señor su propio hijo.
Significado: 

SIGNIFICADO: Este verso pertenece al Śrīmad-Bhāgavatam (10.8.45).