CC Antya 5.35-36

“āmi ta’ sannyāsī, āpanāre virakta kari’ māni
darśana rahu dūre, ‘prakṛtira’ nāma yadi śuni
tabahiṅ vikāra pāya mora tanu-mana
prakṛti-darśane sthira haya kon jana?
Palabra por palabra: 
āmi — Yo; ta’ — ciertamente; sannyāsī — en la orden de vida de renuncia; āpanāre — Yo mismo; virakta kari’ — habiendo renunciado a todo; māni — Yo considero; darśana rahu dūre — qué decir de ver; prakṛtira — de una mujer; nāma — nombre; yadi — si; śuni — Yo escucho; tabahiṅ — inmediatamente; vikāra — transformación; pāya — experimenta; mora — Mi; tanu-mana — cuerpo y mente; prakṛti-darśane — por ver a una mujer; sthira — estable; haya — es; kon jana — qué persona.
Traducción: 
«Yo soy un sannyāsī —dijo—, y ciertamente Me considero renunciado, pero, con sólo escuchar el nombre de una mujer, qué decir de verla, noto cambios en Mi cuerpo y en Mi mente. ¿Quién, entonces, podría permanecer impasible a la vista de una mujer? Eso es muy difícil.