CC Ādi 1.50

yathā brahmaṇe bhagavān svayam upadiśyānubhāvitavān
Palabra por palabra: 
yathā — tal como; brahmaṇe — a Brahmā; bhagavān — el Señor Supremo; svayam — Él mismo; upadiśya — habiendo instruido; anubhāvitavān — hizo percibir.
Traducción: 
La Suprema Personalidad de Dios [svayaṁ bhagavān] instruyó a Brahmā y le elevó a la comprensión espiritual.
Significado: 

SIGNIFICADO: El proverbio de que Dios ayuda a quien se ayuda a sí mismo también puede aplicarse en el plano trascendental. Hay muchos ejemplos en las Escrituras reveladas en los que la Personalidad de Dios actúa en calidad de maestro espiritual desde el interior. La Personalidad de Dios fue el maestro espiritual que instruyó a Brahmā, el primer ser viviente de la creación cósmica. Cuando Brahmā acababa de ser creado, no podía servirse de su energía creativa para poner orden en la situación cósmica. Al principio no hubo más que sonido, la vibración de la palabra tapa, que significa la aceptación de dificultades en aras de la comprensión espiritual. Absteniéndose del goce sensual, se debe aceptar voluntariamente toda suerte de dificultades para lograr la comprensión espiritual. Esto se llama tapasya. La persona dedicada a gozar de los sentidos no podrá nunca comprender a Dios, ni a la divinidad, ni la ciencia del conocimiento teísta. Después de que Sri Krishna lo iniciara mediante la vibración del sonido tapa, Brahma se dedicó a realizar austeridades y, por haber complacido de esta manera a Vishnu, fue capaz de visualizar Sri Vaikuntha, el mundo trascendental, mediante la iluminación trascendental. Gracias a la ciencia moderna, podemos comunicarnos por medio de descubrimientos materiales como la radio, la televisión y las computadoras, pero la ciencia resultante de las austeridades de Śrī Brahmā, el padre original de la humanidad, era más sutil todavía. Con el tiempo, puede que los científicos materialistas lleguen a saber cómo podemos comunicarnos con el mundo de Vaikuṇṭha. El Señor Brahmā preguntó sobre la potencia del Señor Supremo, y la Personalidad de Dios respondió a su pregunta con las seis declaraciones consecutivas siguientes. Estas instrucciones, que se reproducen en el Śrīmad-Bhāgavatam (2.9.31-36), fueron impartidas por la Personalidad de Dios, que actuaba en calidad de maestro espiritual supremo.