Bg 3.11

devān bhavayatānena
te devā bhavayantu vaḥ
parasparaṁ bhāvayantaḥ
śreyaḥ param avāpsyatha
Palabra por palabra: 
devān — semidioses; bhāvayatā — habiendo sido complacidos; anena — mediante ese sacrificio; te — esos; devāḥ — los semidioses; bhāvayantu — complacerán; vaḥ — a ustedes; parasparam — mutuamente; bhāvayantaḥ — complaciéndose entre sí; śreyaḥ — bendición; param — la suprema; avāpsyatha — lograrás.
Traducción: 
Los semidioses, complacidos con los sacrificios, también los complacerán a ustedes, y de ese modo, mediante la cooperación entre los hombres y los semidioses, reinará la prosperidad para todos.
Significado: 

Los semidioses son administradores de los asuntos materiales a quienes se les ha apoderado para ello. El suministro de aire, luz, agua y todas las demás bendiciones necesarias para mantener el cuerpo y el alma de cada entidad viviente, se les confía a los semidioses, que son innumerables asistentes de las diferentes partes del cuerpo de la Suprema Personalidad de Dios. Sus agrados y desagrados dependen de los yajñas que realiza el ser humano. Algunos de los yajñas tienen por objeto satisfacer a ciertos semidioses específicos, pero, incluso, al así hacerlo, el Señor Viṣṇu es adorado en todos los yajñas como el beneficiario principal. También se afirma en el Bhagavad-gītā que el propio Señor Kṛṣṇa es el beneficiario de todas las clases de yajñas: bhoktāraṁ yajña-tapasām. Por consiguiente, el propósito principal de todos los yajñas es lograr la máxima satisfacción del yajña-pati. Cuando estos yajñas se realizan a la perfección, naturalmente los semidioses que están a cargo de los diferentes departamentos de abastecimiento se complacen, y no hay ninguna escasez en el suministro de los productos naturales.

La ejecución de yajña tiene muchos beneficios secundarios que, en fin de cuentas, llevan a liberarse del cautiverio material. Mediante la ejecución de yajñas, se purifican todas las actividades, tal como se declara en los Vedas: āhāra-śuddhau sattva-śuddhiḥ sattva-śuddhau dhruvā smṛtiḥ smṛti-lambhe sarva granthīnāṁ vipra-mokṣaḥ. Como se explicará en el verso siguiente, mediante la ejecución de yajña se santifican los comestibles, y al ingerir alimentos santificados, se purifica la existencia de uno; con la purificación de la existencia, se santifican tejidos muy finos de la memoria, y cuando la memoria se santifica, se puede pensar en el sendero de la liberación; y todo esto en conjunto conduce al estado de conciencia de Kṛṣṇa, la gran necesidad de la sociedad actual.