SB 9.9.45

devaiḥ kāma-varo datto
mahyaṁ tri-bhuvaneśvaraiḥ
na vṛṇe tam ahaṁ kāmaṁ
bhūtabhāvana-bhāvanaḥ
Palabra por palabra: 
devaiḥ — por los semidioses; kāma-varaḥ — la bendición de tener todo lo que quisiese; dattaḥ — fue dada; mahyam — a mí; tri-bhuvana-īśvaraiḥ — por los semidioses, los protectores de los tres mundos (que pueden hacer todo lo que deseen en el mundo material); na vṛṇe — no acepté; tam — eso; aham — yo; kāmam — todo lo que pueda desearse en el mundo material; bhūtabhāvana-bhāvanaḥ — estar completamente absorto en la Suprema Personalidad de Dios (y no tener, por lo tanto, ningún interés material).
Traducción: 
Los semidioses, quienes dirigen los tres mundos, estaban dispuestos a darme cualquier bendición que pudiera desear, pero yo no he querido sus bendiciones, pues quien me interesa es la Suprema Personalidad de Dios, el creador de todo cuanto existe en el mundo material. La Suprema Personalidad de Dios me atrae más que todas las bendiciones materiales.
Significado: 

La posición del devoto siempre es trascendental. Paraṁ dṛṣṭvā nivartate: Quien ha visto a la Suprema Personalidad de Dios pierde todo interés por el disfrute material de los sentidos. El propio Dhruva Mahārāja, que era un devoto excelso, se marchó al bosque con el deseo de obtener beneficios materiales, pero, cuando vio directamente a la Suprema Personalidad de Dios, se negó a aceptar ninguna bendición material, diciendo: svāmin kṛtārtho 'smi varaṁ na yāce: «Mi querido Señor, estoy perfectamente satisfecho con todo lo que me has dado y con lo que no me has dado. No Te pido nada, pues estoy perfectamente satisfecho con ocuparme en Tu servicio». Ésa es la mentalidad del devoto puro, que no desea nada de la Personalidad de Dios, ni material ni espiritual. Por esa razón, nuestro movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa es kṛṣṇa-bhāvanāmṛta-saṅgha, la asociación de personas que se sienten satisfechas por el simple hecho de pensar en Kṛṣṇa. Absorberse en pensar en Kṛṣṇa no es ni caro ni difícil. Kṛṣṇa dice: man-manā bhava mad-bhakto mad-yājī māṁ namaskuru: «Ocupa siempre tu mente en pensar en Mí, adórame y ofréceme reverencias» (Bg. 9.34). Todo el mundo puede pensar siempre en Kṛṣṇa; no hay obstáculos ni dificultades. Eso se llama kṛṣṇa-bhāvanāmṛta, y quien está absorto en kṛṣṇa-bhāvanāmṛta no pide a Kṛṣṇa ningún beneficio material. Por el contrario, esa persona ora al Señor pidiendo la bendición de poder difundir Sus glorias por todo el mundo. Mama janmani janmanīśvare bhavatād bhaktir ahaitukī tvayi. La persona consciente de Kṛṣṇa ni siquiera desea salir del ciclo de nacimientos y muertes. Simplemente ora: «Hazme nacer donde gustes; mi única oración es que pueda ocuparme en Tu servicio».