New version available here: vedabase.io

SB 9.5.6

namaḥ sunābhākhila-dharma-setave
hy adharma-śīlāsura-dhūma-ketave
trailokya-gopāya viśuddha-varcase
mano-javāyādbhuta-karmaṇe gṛṇe
Palabra por palabra: 
namaḥ — reverencias respetuosas a ti; su-nābha — ¡oh, tú, rueda de auspicioso cubo!; akhila-dharma-setave — cuyos radios se consideran el sostén del universo entero; hi — en verdad; adharma-śīla — que son irreligiosos; asura — para los demonios; dhūma-ketave — a ti, que eres como el fuego o un cometa lleno de malos augurios; trailokya — de los tres mundos materiales; gopāya — el sustentador; viśuddha — trascendental; varcase — cuya refulgencia; manaḥ-javāya — tan rápido como la mente; adbhuta — maravilloso; karmaṇe — así activo; gṛṇe — simplemente pronuncio.
Traducción: 
¡Oh, Sudarśana, rueda de auspicioso cubo!, tú eres el sostén de toda religión, y, para los demonios irreligiosos, eres como un cometa lleno de malos augurios. En verdad, tú eres el sustentador de los tres mundos, estás lleno de refulgencia trascendental, eres tan rápido como la mente, y puedes obrar maravillas. Ante ti, sólo puedo pronunciar la palabra namaḥ y ofrecerte respetuosas reverencias.
Significado: 

El disco del Señor recibe el nombre de Sudarśana porque no atiende a la mayor o menor categoría de los bandidos y criminales con quienes trata. Durvāsā Muni era, sin duda alguna, un brāhmaṇa poderoso, pero sus actos en contra del devoto puro Mahārāja Ambarīṣa no eran mejores que las actividades de los asuras. Como afirman los śāstras: dharmaṁ tu sākṣād bhagavat-praṇītam. La palabra dharma se refiere a las órdenes o leyes dictadas por la Suprema Personalidad de Dios. Sarva-dharmān parityajya mām ekaṁ śaraṇaṁ vraja: El verdadero dharma consiste en entregarse a la Suprema Personalidad de Dios. Por consiguiente, el verdadero dharma significa bhakti, el servicio devocional que se ofrece al Señor. En este verso, el cakra Sudarśana recibe el nombre de dharma-setave, «el protector del dharma». Mahārāja Ambarīṣa era una persona verdaderamente religiosa, de modo que, para protegerle, el cakra Sudarśana estaba dispuesto a castigar incluso a un brāhmaṇa tan estricto como Durvāsā Muni, pues había actuado como un demonio. Los demonios también pueden presentarse en forma de brāhmaṇas. Por consiguiente, el cakra Sudarśana no hacía distinciones entre demonios brāhmaṇas y demonios śūdras. Demonio es todo el que está en contra de la Suprema Personalidad de Dios y Sus devotos. En los śāstras vemos muchos ejemplos de brāhmaṇas y kṣatriyas que, por haber actuado como demonios, son considerados demonios. Según el veredicto de los śāstras, la condición de una persona se determina por sus características. Si alguien nace de padre brāhmaṇa, pero manifiesta características demoníacas, se le considera demonio. El cakra Sudarśana siempre tiene un gran deseo de aniquilar a los demonios. Por esa razón, se le califica de adharma-śīlāsura-dhūma-ketave. Adharma-śīla son los que no son devotos. Para todos esos demonios, el cakra Sudarśana es como un cometa de malos augurios.