SB 9.4.47

tām āpatantīṁ jvalatīm
asi-hastāṁ padā bhuvam
vepayantīṁ samudvīkṣya
na cacāla padān nṛpaḥ
Palabra por palabra: 
tām — a ese (demonio); āpatantīm — que avanzaba para atacarle; jvalatīm — ardiendo como el fuego; asi-hastām — con un tridente en la mano; padā — con su paso; bhuvam — la superficie de la Tierra; vepayantīm — haciendo temblar; samudvīkṣya — verle perfectamente; na — no; cacāla — se movió; padāt — de su lugar; nṛpaḥ — el rey.
Traducción: 
Con un tridente en la mano, aquella criatura ardiente llegó ante Mahārāja Ambarīṣa, haciendo temblar la superficie de la Tierra con sus pasos. Pero el rey, al verle, ni se alteró, ni cambió en lo más mínimo su posición.
Significado: 

Nārāyaṇa-parāḥ sarve na kutaścana bibhyati (Bhāg. 6.17.28). El devoto puro de Nārāyaṇa no tiene miedo de ningún peligro material. Hay muchos ejemplos; Prahlāda Mahārāja no sintió el menor temor cuando su padre le torturó, aunque sólo tenía cinco años de edad. Por consiguiente, siguiendo los ejemplos de Ambarīṣa Mahārāja y Prahlāda Mahārāja, el devoto debe aprender a tolerar todas las situaciones difíciles que se presentan en este mundo. Los devotos son a menudo torturados por no devotos, pero al devoto puro, que depende por completo de la misericordia de la Suprema Personalidad de Dios, nunca le perturban esas actividades hostiles.