SB 9.24.63-64

bhoja-vṛṣṇy-andhaka-madhu-
śūrasena-daśārhakaiḥ
ślāghanīyehitaḥ śaśvat
kuru-sṛñjaya-pāṇḍubhiḥ
snigdha-smitekṣitodārair
vākyair vikrama-līlayā
nṛlokaṁ ramayām āsa
mūrtyā sarvāṅga-ramyayā
Palabra por palabra: 
bhoja — asistido por la dinastía Bhoja; vṛṣṇi — y por los Vṛṣṇis; andhaka — y por los Andhakas; madhu — y por los Madhus; śūrasena — y por los Śūrasenas; daśārhakaiḥ — y por los Daśārhakas; ślāghanīya — por los dignos de alabanza; īhitaḥ — esforzarse; śaśvat — siempre; kuru-sṛñjaya-pāṇḍubhiḥ — asistido por los Pāṇḍavas, Kurus y Sṛñjayas; snigdha — cariñoso; smita — sonrisa; īkṣita — ser considerado; udāraiḥ — magnánimas; vākyaiḥ — las instrucciones; vikrama-līlayā — los pasatiempos heroicos; nṛ-lokam — a la sociedad humana; ramayām āsa — complació; mūrtyā — con Su forma personal; sarva-aṅga-ramyayā — la forma que complace a todos con todas las partes del cuerpo.
Traducción: 
Asistido por los descendientes de Bhoja, Vṛṣṇi, Andhaka, Madhu, Śūrasena, Daśārha, Kuru, Sṛñjaya y Pāṇḍu, el Señor Kṛṣṇa llevó a cabo diversas actividades. Con Sus agradables sonrisas, Su cariñosa conducta, Sus instrucciones y Sus extraordinarios pasatiempos, como levantar la colina Govardhana, el Señor, que advino en Su cuerpo trascendental, complació a toda la sociedad humana.
Significado: 

Las palabras nṛlokaṁ ramayām āsa mūrtyā sarvāṅga-ramyayā son significativas. Kṛṣṇa es la forma original. Este verso describe, por lo tanto, a Bhagavān, la Suprema Personalidad de Dios, con la palabra mūrtyā. La palabra mūrti significa «forma». Kṛṣṇa, Dios, no es nunca impersonal; el aspecto impersonal no es más que una manifestación de Su cuerpo trascendental (yasya prabhā prabhavato jagad-aṇḍa-koṭi). El Señor es narākṛti, es decir, tiene exactamente la misma forma que los seres humanos. Y, sin embargo, Su forma no es como la nuestra. Por eso la palabra sarvāṅga-ramyayā nos informa de que todas las partes de Su cuerpo resultan agradables a todo el que las mira. Además de Su sonriente rostro, todas las partes de Su cuerpo - manos, piernas, pecho - son muy placenteras para los devotos, que no pueden dejar de contemplar constantemente la hermosa forma del Señor.