New version available here: vedabase.io

SB 9.23

En el Capítulo Vigésimo Tercero se habla de las dinastías de Anu, Druhyu, Turvasu y Yadu. También se cuenta la historia de Jyāmagha.

Los hijos del cuarto hijo de Yayāti, Anu, fueron Sabhānara, Cakṣu y Pareṣṇu. De entre ellos, la sucesión de hijos y nietos de Sabhānara es la siguiente: Kālanara, Sṛñjaya, Janamejaya, Mahāśāla y Mahāmanā. Mahāmanā fue padre de Uśīnara y de Titikṣu. Uśīnara tuvo cuatro hijos: Śibi, Vara, Kṛmi y Dakṣa. Śibi también tuvo cuatro hijos: Vṛṣādarbha, Sudhīra, Madra y Kekaya. El hijo de Titikṣu fue Ruṣadratha, que engendró un hijo llamado Homa. De Homa nació Sutapā, y de Sutapā, Bali. De ese modo continuó la dinastía. En el vientre de la esposa de Bali, Dīrghatamā engendró a Aṅga, Vaṅga, Kaliṅga, Suhma, Puṇḍra y Oḍra, todos los cuales fueron reyes.

De Aṅga nació Khalapāna, a cuya dinastía pertenecen, en este orden, Diviratha, Dharmaratha y Citraratha, también llamado Romapāda. Mahārāja Daśaratha dio en caridad una de sus hijas, Śāntā, a su amigo Romapāda, pues éste no tenía hijos. Romapāda aceptó a Śāntā como hija, y el gran sabio Ṛṣyaśṛṅga se casó con ella. Por la misericordia de Ṛṣyaśṛṅga, Romapāda tuvo un hijo llamado Caturaṅga. El hijo de Caturaṅga fue Pṛthulākṣa, que tuvo tres hijos: Bṛhadratha, Bṛhatkarmā y Bṛhadbhānu. Bṛhadratha tuvo un hijo llamado Bṛhadmanā, cuyos hijos y nietos en sucesión fueron Jayadratha, Vijaya, Dhṛti, Dhṛtavrata, Satkarmā y Adhiratha. Adhiratha aceptó a Karṇa, el hijo rechazado por Kuntī, y el hijo de Karṇa fue Vṛṣasena.

El hijo del tercer hijo de Yayāti, Druhyu, fue Babhru, cuyos hijos y nietos fueron Setu, Ārabdha, Gāndhāra, Dharma, Dhṛta, Durmada y Pracetā.

El hijo del segundo hijo de Yayāti, Turvasu, fue Vahni, a cuya dinastía seminal pertenecen Bharga, Bhānumān, Tribhānu, Karandhama y Maruta. Maruta, que no tuvo hijos, aceptó como hijo adoptivo a Duṣmanta, que pertenecía a la dinastía Pūru. Mahārāja Duṣmanta, deseoso de recuperar su reino, volvió a la Pūru-vaṁśa.

De los cuatro hijos de Yadu, el mayor fue Sahasrajit. Sahasrajit fue padre de Śatajit, que tuvo tres hijos, uno de los cuales fue Haihaya. Los hijos y nietos de la dinastía de Haihaya fueron Dharma, Netra, Kuntī, Sohañji, Mahiṣmān, Bhadrasenaka, Dhanaka, Kṛtavīrya, Arjuna, Jayadhvaja, Tālajaṅgha y Vītihotra.

El hijo de Vītihotra fue Madhu, cuyo hijo mayor fue Vṛṣṇi. Las dinastías de Yadu, Madhu y Vṛṣṇi reciben los nombres de Yādava, Mādhava y Vṛṣṇi. Los descendientes de Kroṣṭā, otro hijo de Yadu, fueron Vṛjinavān, Svāhita, Viṣadgu, Citraratha, Śaśabindu, Pṛthuśravā, Dharma, Uśanā y Rucaka. Rucaka tuvo cinco hijos, uno de los cuales se llamó Jyāmagha. Jyāmagha no tuvo hijos, pero, por la misericordia de los semidioses, su esposa fue madre de un hijo que se llamó Vidarbha.

SB 9.23.1 Śukadeva Gosvāmī dijo: Anu, el cuarto hijo de Yayāti, tuvo tres hijos: Sabhānara, Cakṣu y Pareṣṇu. ¡Oh, rey!, de Sabhānara nació Kālanara, y de Kālanara, Sṛñjaya.
SB 9.23.2 De Sṛñjaya nació Janamejaya; de Janamejaya, Mahāśāla; y de Mahāśāla, Mahāmanā. Mahāmanā tuvo dos hijos: Uśīnara y Titikṣu.
SB 9.23.3-4 Los cuatro hijos de Uśīnara fueron Śibi, Vara, Kṛmi y Dakṣa. Śibi, a su vez, tuvo otros cuatro hijos: Vṛṣādarbha, Sudhīra, Madra y ātma-tattva-vit Kekaya. El hijo de Titikṣu fue Ruṣadratha. De Ruṣadratha nació Homa; de Homa, Sutapā; y de Sutapā, Bali.
SB 9.23.5 Del semen de Dīrghatamā en la esposa de Bali, el emperador del mundo, nacieron seis hijos: Aṅga, Vaṅga, Kaliṅga, Suhma, Puṇḍra y Oḍra.
SB 9.23.6 Esos seis hijos, encabezados por Aṅga, fueron más tarde reyes de los seis estados de la parte oriental de la India, a los que dieron sus respectivos nombres. De Aṅga nació Khalapāna, y de Khalapāna nació Diviratha.
SB 9.23.7-10 De Diviratha nació Dharmaratha, cuyo hijo fue Citraratha, famoso con el nombre de Romapāda. Romapāda, sin embargo, no tenía descendencia, de modo que su amigo Mahārāja Daśaratha le entregó su propia hija, Śāntā. Romapāda la aceptó como hija, y en su momento la casó con Ṛṣyaśṛṅga. Ṛṣyaśṛṅga fue el sacerdote elegido para celebrar un sacrificio cuando los semidioses de los planetas celestiales dejaron de enviar lluvias, y fue traído del bosque con la ayuda de prostitutas que le sedujeron con danzas, con representaciones teatrales acompañadas de música, con abrazos y con ofrendas de adoración. Después de su llegada, volvió a llover. Seguidamente, Ṛṣyaśṛṅga celebró un sacrificio en beneficio de Mahārāja Daśaratha, que no tenía descendencia. Como resultado, Mahārāja Daśaratha tuvo hijos. De Romapāda, por la misericordia de Ṛṣyaśṛṅga, nació Caturaṅga, y de Caturaṅga, Pṛthulākṣa.
SB 9.23.11 Los hijos de Pṛthulākṣa fueron Bṛhadratha, Bṛhatkarmā y Bṛhadbhānu. Del mayor de ellos, Bṛhadratha, nació Bṛhanmanā, y de Bṛhanmanā, Jayadratha.
SB 9.23.12 Jayadratha engendró a Vijaya en el vientre de su esposa Sambhūti, y de Vijaya nació Dhṛti. De Dhṛti nació Dhṛtavrata; de Dhṛtavrata, Satkarmā; y de Satkarmā, Adhiratha.
SB 9.23.13 Mientras jugaba a orillas del Ganges, Adhiratha encontró un bebé arropado en una cesta. El bebé había sido abandonado por Kuntī, pues cuando nació todavía no estaba casada. Adhiratha no tenía hijos, de modo que crió al bebé como si fuera suyo. [Más tarde, este hijo sería conocido con el nombre de Karṇa.]
SB 9.23.14 ¡Oh, rey!, el único hijo de Karṇa fue Vṛṣasena. Druhyu, el tercer hijo de Yayāti, tuvo un hijo llamado Babhru; el hijo de Babhru se llamó Setu.
SB 9.23.15 El hijo de Setu fue Ārabdha, el hijo de Ārabdha fue Gāndhāra, y el hijo de Gāndhāra fue Dharma. El hijo de Dharma fue Dhṛta, el hijo de Dhṛta fue Durmada, y el hijo de Durmada fue Pracetā, que tuvo cien hijos.
SB 9.23.16 Los Pracetās [los hijos de Pracetā] ocuparon la parte norte de la India, en la que no había civilización védica, y fueron sus reyes. El segundo hijo de Yayāti fue Turvasu. El hijo de Turvasu fue Vahni; el hijo de Vahni, Bharga; el hijo de Bharga, Bhānumān.
SB 9.23.17 El hijo de Bhānumān fue Tribhānu, y su hijo fue el magnánimo Karandhama. El hijo de Karandhama fue Maruta, que no tenía hijos y adoptó a un descendiente de la dinastía Pūru [Mahārāja Duṣmanta] como suyo propio.
SB 9.23.18-19 Mahārāja Duṣmanta, que deseaba ocupar el trono, volvió a su dinastía original [la dinastía Pūru], a pesar de haber aceptado a Maruta como padre. ¡Oh, Mahārāja Parīkṣit!, permite ahora que te detalle la dinastía de Yadu, el hijo mayor de Mahārāja Yayāti. Esta explicación es supremamente piadosa, pues destruye las reacciones de los actos pecaminosos de la sociedad humana. Por el simple hecho de escuchar esta explicación, quedamos libres de toda reacción pecaminosa.
SB 9.23.20-21 La Suprema Personalidad de Dios, Kṛṣṇa, la Superalma que está en el corazón de todas las entidades vivientes, descendió en Su forma original de ser humano en la dinastía o familia de Yadu. Yadu tuvo cuatro hijos, que se llamaron Sahasrajit, Kroṣṭā, Nala y Ripu. Sahasrajit, el mayor de los cuatro, tuvo un hijo, Śatajit, que fue padre de tres hijos: Mahāhaya, Reṇuhaya y Haihaya.
SB 9.23.22 El hijo de Haihaya fue Dharma, y el hijo de Dharma fue Netra, el padre de Kunti. Kunti fue padre de Sohañji, de Sohañji nació Mahiṣmān, y de Mahiṣmān, Bhadrasenaka.
SB 9.23.23 Los hijos de Bhadrasena fueron Durmada y Dhanaka. Dhanaka fue el padre de Kṛtavīrya, así como de Kṛtāgni, Kṛtavarmā y Kṛtaujā.
SB 9.23.24 El hijo de Kṛtavīrya fue Arjuna. Él [Kārtavīryārjuna] fue emperador de las siete islas que forman el mundo entero, y recibió poder místico de Dattātreya, la encarnación de la Suprema Personalidad de Dios. De ese modo obtuvo las perfecciones místicas denominadas aṣṭa-siddhi.
SB 9.23.25 Ningún otro rey en este mundo pudo compararse a Kārtavīryārjuna en sacrificios, caridad, austeridad, poder místico, educación, fuerza o misericordia.
SB 9.23.26 Durante ochenta y cinco mil años, Kārtavīryārjuna disfrutó de opulencias materiales, pleno de fuerza física y sin merma de su memoria. En otras palabras, disfrutó de opulencias materiales inagotables con los seis sentidos.
SB 9.23.27 De los mil hijos de Kārtavīryārjuna, sólo cinco quedaron vivos después del combate con Paraśurāma. Sus nombres fueron Jayadhvaja, Śūrasena, Vṛṣabha, Madhu y ¶rjita.
SB 9.23.28 Jayadhvaja tuvo un hijo que se llamó Tālajaṅgha, que tuvo cien hijos. Todos los kṣatriyas de esa dinastía Tālajaṅgha fueron destruidos por Mahārāja Sagara mediante el poder que recibió de Aurva Ṛṣi.
SB 9.23.29 El mayor de los hijos de Tālajaṅgha fue Vītihotra. Madhu, el hijo de Vītihotra, tuvo un hijo que fue famoso con el nombre de Vṛṣṇi. Vṛṣṇi fue el primogénito de los cien hijos de Madhu. Las dinastías Yādava, Mādhava y Vṛṣṇi tuvieron sus orígenes en Yadu, Madhu y Vṛṣṇi.
SB 9.23.30-31 ¡Oh, Mahārāja Parīkṣit!, Yadu, Madhu y Vṛṣṇi dieron comienzo a una nueva dinastía cada uno. Sus respectivas dinastías reciben los nombres de Yādava, Mādhava y Vṛṣṇi. Kroṣṭā, el hijo de Yadu, fue padre de Vṛjinavān. El hijo de Vṛjinavān fue Svāhita; el hijo de Svāhita, Viṣadgu; el hijo de Viṣadgu, Citraratha; y el hijo de Citraratha, Śaśabindu. El muy afortunado Śaśabindu, que fue un gran místico, poseía catorce opulencias y era dueño de catorce grandes joyas. Así llegó a ser emperador del mundo.
SB 9.23.32 El famoso Śaśabindu tenía diez mil esposas, en cada una de las cuales engendró un lākh de hijos. Por lo tanto, sus hijos sumaban un total de diez mil lākhs.
SB 9.23.33 De entre todos esos hijos destacaban seis. Mencionaremos a Pṛthuśravā y Pṛthukīrti. El hijo de Pṛthuśravā se llamó Dharma, y su hijo fue Uśanā. Uśanā celebró cien sacrificios de caballo.
SB 9.23.34 El hijo de Uśanā fue Rucaka, que tuvo cinco hijos: Purujit, Rukma, Rukmeṣu, Pṛthu y Jyāmagha. Por favor, escucha la historia de esos hijos.
SB 9.23.35-36 Jyāmagha no tenía hijos, pero, por temor a su esposa, Śaibyā, no podía aceptar una segunda esposa. En cierta ocasión, Jyāmagha se trajo con él a una prostituta conquistada a un rey enemigo. Śaibyā, al ver a la muchacha, se puso muy furiosa y dijo a su marido: «Marido mío, embustero, ¿quién es esa muchacha que ocupa mi asiento en la cuadriga?». Jyāmagha contestó: «Es tu futura nuera». Al escuchar aquella jocosa respuesta, Śaibyā respondió, sonriente.
SB 9.23.37 Śaibyā dijo: «Yo soy estéril, y no tienes más esposas. ¿Cómo puede ser mi nuera esa muchacha? Dímelo, por favor». Jyāmagha contestó: «Mi querida reina, yo me encargaré de que tú tengas un hijo y de que esta muchacha sea tu nuera».
SB 9.23.38 Hacía muchísimo tiempo, Jyāmagha había adorado a los semidioses y a los pitās, por lo cual se sentían muy complacidos con él. Ahora, por su misericordia, las palabras de Jyāmagha se volvieron ciertas. Aunque Śaibyā era estéril, por la gracia de los semidioses quedó embarazada, y, a su debido tiempo, fue madre de un niño que se llamó Vidarbha. Como antes del nacimiento de aquel hijo habían aceptado a la muchacha como nuera, Vidarbha, cuando creció, se casó con ella.