SB 8.20.4

na hy asatyāt paro 'dharma
iti hovāca bhūr iyam
sarvaṁ soḍhum alaṁ manye
ṛte 'līka-paraṁ naram
Palabra por palabra: 
na — no; hi — en verdad; asatyāt — que el impulso de mentir; paraḥ — más; adharmaḥ — irreligión; iti — así; ha uvāca — en verdad ha hablado; bhūḥ — madre Tierra; iyam — esto; sarvam — todo; soḍhum — soportar; alam — puedo; manye — aunque pienso; ṛte — excepto; alīka-param — el más abominable mentiroso; naram — un ser humano.
Traducción: 
No hay mayor pecado que faltar a la verdad. Eso fue lo que hizo decir a madre Tierra en cierta ocasión: «Sólo hay un peso que soy incapaz de soportar: el de una persona mentirosa».
Significado: 

En la superficie de la Tierra hay grandes montañas y grandes mares cuyo peso es enorme, pero madre Tierra no tiene la menor dificultad en sostenerlos. Sin embargo, el peso de una persona mentirosa le parece una carga excesiva. En las Escrituras se dice que en Kali-yuga la mentira es algo normal: māyaiva vyāvahārike (Bhāg. 12.2.3). La gente está acostumbrada a decir mentiras hasta en los tratos más comunes. Nadie está libre de las reacciones del pecado de mentir. En esas circunstancias, apenas sí podemos imaginar el enorme peso que tiene que soportar la Tierra, y, en verdad, el universo entero.