New version available here: vedabase.io

SB 8.12.11

sa tvaṁ samīhitam adaḥ sthiti-janma-nāśaṁ
bhūtehitaṁ ca jagato bhava-bandha-mokṣau
vāyur yathā viśati khaṁ ca carācarākhyaṁ
sarvaṁ tad-ātmakatayāvagamo 'varuntse
Palabra por palabra: 
saḥ — Tu Señoría; tvam — la Suprema Personalidad de Dios; samīhitam — que ha sido creada (por Ti); adaḥ — de la manifestación cósmica material; sthiti-janma-nāśam — creación, mantenimiento y aniquilación; bhūta — de las entidades vivientes; īhitam ca — y las diversas actividades o esfuerzos; jagataḥ — del mundo entero; bhava-bandha-mokṣau — en enredarse y liberarse de las complicaciones materiales; vāyuḥ — el aire; yathā — como; viśati — entra; kham — en el vasto cielo; ca — y; cara-acara-ākhyam — y todo, lo móvil y lo inmóvil; sarvam — todo; tat — eso; ātmakatayā — debido a Tu presencia; avagamaḥ — todo es conocido; avaruntse — Tú eres omnipresente y, por lo tanto, lo conoces todo.
Traducción: 
Mi Señor, Tú eres la personificación del conocimiento supremo. Tú lo sabes todo acerca del comienzo, el mantenimiento y la aniquilación de esta creación, y conoces todos los esfuerzos de las entidades vivientes, que las llevan, o bien a complicarse en el mundo material, o bien a liberarse de él. Del mismo modo que el aire entra en el vasto cielo y en los cuerpos de todas las entidades móviles e inmóviles, Tú estás en todas partes, y, por lo tanto, eres el conocedor de todo.
Significado: 

Como se afirma en la Brahma-saṁhitā:

eko 'py asau racayituṁ jagad-aṇḍa-koṭiṁ
yac-chaktir asti jagad-aṇḍa-cayā yad-antaḥ
aṇḍāntara-stha-paramāṇu-cayāntara-sthaṁ
govindam ādi-puruṣaṁ tam ahaṁ bhajāmi

«Yo adoro a la Personalidad de Dios, Govinda, quien, por medio de una de Sus porciones plenarias, entra en la existencia de cada universo y de cada partícula atómica, y de ese modo manifiesta ilimitadamente Su infinita energía por toda la creación material» (Bs. 5.35).

ānanda-cinmaya-rasa-pratibhāvitābhis
tābhir ya eva nija-rūpatayā kalābhiḥ
goloka eva nivasaty akhilātma-bhūto
govindam ādi-puruṣaṁ tam ahaṁ bhajāmi

«Yo adoro a Govinda, el Señor primigenio, que reside en Su propio reino, Goloka, con Rādhā, que Se asemeja a Su propia figura espiritual, y que personifica la potencia extática [hlādinī]. Tienen como compañeras a las amigas íntimas de Ella, que personifican extensiones de Su forma corporal y que están imbuidas y penetradas del rasa espiritual perennemente dichoso» (Bs. 5.37).

Aunque Govinda siempre Se encuentra en Su morada (goloka eva nivasati), al mismo tiempo está en todas partes. A Él nada Le es desconocido, y nada puede ocultársele. El ejemplo de este verso compara al Señor con el aire, que está dentro del vasto cielo y dentro de cada cuerpo, pero no deja de ser diferente de todo.