SB 7.5.1

śrī-nārada uvāca
paurohityāya bhagavān
vṛtaḥ kāvyaḥ kilāsuraiḥ
ṣaṇḍāmarkau sutau tasya
daitya-rāja-gṛhāntike
Palabra por palabra: 
śrī-nāradaḥ uvāca — el gran santo Nārada dijo; paurohityāya — para hacer de sacerdote; bhagavān — el muy poderoso; vṛtaḥ — elegido; kāvyaḥ — Śukrācārya; kila — en verdad; asuraiḥ — por los demonios; ṣaṇḍa-amarkau — Ṣaṇḍa y Amarka; sutau — hijos; tasya — de él; daitya-rāja — del rey de los demonios, Hiraṇyakaśipu; gṛha-antike — cerca de la residencia.
Traducción: 
El gran santo Nārada Muni dijo: Los demonios, bajo la guía de Hiraṇyakaśipu, aceptaron a Śukrācārya como sacerdote para sus ceremonias rituales. Ṣaṇḍa y Amarka, los dos hijos de Śukrācārya, vivían cerca del palacio e Hiraṇyakaśipu.
Significado: 

Así comienza la historia de la vida de Prahlāda. Śukrācārya había ocupado el puesto de sacerdote de los ateos, y específicamente de Hiraṇyakaśipu; sus dos hijos, Ṣaṇḍa y Amarka, vivían cerca de la residencia de Hiraṇyakaśipu. Śukrācārya no debería haber aceptado ese puesto, porque Hiraṇyakaśipu y sus seguidores eran ateos. Los brāhmaṇas deben actuar como sacerdotes para personas que aspiren a progresar en el cultivo de la espiritualidad. Sin embargo, el mismo nombre de Śukrācārya indica que se trataba de una persona que aspiraba a obtener beneficios para sus hijos y descendientes, sin preocuparse de la procedencia del dinero. Un verdadero brāhmaṇa nunca serviría como sacerdote a los ateos.