SB 7.11.13

saṁskārā yatrāvicchinnāḥ
sa dvijo 'jo jagāda yam
ijyādhyayana-dānāni
vihitāni dvijanmanām
janma-karmāvadātānāṁ
kriyāś cāśrama-coditāḥ
Palabra por palabra: 
saṁskārāḥ — procesos reformatorios; yatra — donde; avicchinnāḥ — sin interrupción; saḥ — esa persona; dvi-jaḥ — nacida por segunda vez; ajaḥ — el Señor Brahmā; jagāda — aprobó; yam — quien; ijyā — adorar; adhyayana — estudios de los Vedas; dānāni — y caridad; vihitāni — prescritos; dvi-janmanām — de personas a quienes se considera nacidas dos veces; janma — por nacimiento; karma — y actividades; avadātānām — que se han purificado; kriyāḥ — actividades; ca — también; āśrama-coditāḥ — recomendadas para los cuatro āśramas.
Traducción: 
Aquellos que se han purificado por medio de la ceremonia garbhādāna y otros métodos reformatorios prescritos, que cuentan con la aprobación del Señor Brahmā y se llevan a cabo con mantras védicos y sin interrupción, son dvijas, nacidos por segunda vez. Esos brāhmaṇas, kṣatriyas y vaiśyas, purificados por sus tradiciones familiares y por su conducta, deben adorar al Señor, estudiar los Vedas y dar caridad. Conforme a este sistema, deben seguir los principios de los cuatro āśramas [brahmacarya, gṛhastha, vānaprastha y sannyāsa].
Significado: 

Tras dar una lista general de treinta cualidades que regulan el buen comportamiento, Nārada Muni explica ahora los principios en que se basan los cuatro varṇas y los cuatro āśramas. El ser humano debe educarse en el cultivo de las treinta cualidades que se han citado; de lo contrario, no es un ser humano. El siguiente paso es la introducción del proceso de varṇāśrama entre esas personas cualificadas. La primera ceremonia purificatoria del sistema de varṇāśrama es garbhādhāna; se lleva a cabo mediante mantras antes de la relación sexual destinada a concebir un buen hijo. A la persona que utiliza su vida sexual conforme al proceso purificatorio, con la única finalidad de engendrar buenos hijos, y no en busca de los placeres sensuales, también se la considera brahmacārī. No se debe desperdiciar el semen en el placer sensual, violando los principios védicos de la vida. Sin embargo, la población no podrá abstenerse de vida sexual sino se la educa en el cultivo de esas treinta cualidades; de lo contrario, resultará imposible. En caso de que una persona nazca en una familia de dvijas, nacidos por segunda vez, sin que éstos hayan seguido el proceso purificatorio, a esa persona se la califica de dvija-bandhu; es decir, es un amigo de los nacidos por segunda vez, pero no un nacido por segunda vez. Este sistema no tiene otra finalidad que crear buena población. Como se afirma en la Bhagavad-gītā, cuando las mujeres se contaminan, nace población varṇa-saṅkara, y cuando esa población varṇa-saṅkara aumenta, el mundo entero cae a una situación infernal. Todas las Escrituras védicas nos ponen en guardia contra la creación de población varṇa-saṅkara. Cuando la población es varṇa-saṅkara, ninguna gran asamblea legislativa, ningún parlamento, ni ninguna corporación por el estilo podrá encauzarla hacia la paz y la prosperidad.