New version available here: vedabase.io

SB 7.10.38

tāv ihātha punar jātau
śiśupāla-karūṣa-jau
harau vairānubandhena
paśyatas te samīyatuḥ
Palabra por palabra: 
tau — los dos; iha — en la sociedad humana; atha — de este modo; punaḥ — de nuevo; jātau — nacieron; śiśupāla — Śiśupāla; karūṣa-jau — Dantavakra; harau — a la Suprema Personalidad de Dios; vaira-anubandhena — por estar atados a la idea de considerar al Señor su enemigo; paśyataḥ — estabas mirando; te — mientras tú; samīyatuḥ — se fundieron o llegaron a los pies de loto del Señor.
Traducción: 
Cuando volvieron a nacer en la sociedad humana, esta vez como Śiśupāla y Dantavakra, mantenían la misma actitud hostil contra el Señor. Fueron ellos quienes se fundieron en el cuerpo del Señor en tu presencia.
Significado: 

Vairānubandhena. La entidad viviente también se beneficia si actúa como enemigo del Señor. Kāmād dveṣād bhayāt snehād. No importa si nuestra actitud es de deseo lujurioso, ira, miedo o envidia; Śrīla Rūpa Gosvāmī recomienda (tasmāt kenāpy upāyena) que, de una u otra forma, nos apeguemos a la Suprema Personalidad de Dios, y de este modo alcancemos finalmente el objetivo de regresar al hogar, de vuelta a Dios. ¿Qué puede decirse, entonces, de aquel que está unido a la Suprema Personalidad de Dios por una relación de sirviente, amigo, padre, madre o amante conyugal?