SB 7.10.22

kuru tvaṁ preta-kṛtyāni
pituḥ pūtasya sarvaśaḥ
mad-aṅga-sparśanenāṅga
lokān yāsyati suprajāḥ
Palabra por palabra: 
kuru — realiza; tvam — tú; preta-kṛtyāni — la ceremonia ritual que se celebra tras la muerte; pituḥ — de tu padre; pūtasya — ya purificado; sarvaśaḥ — en todo aspecto; mat-aṅga — Mi cuerpo; sparśanena — por tocar; aṅga — mi querido niño; lokān — a los planetas; yāsyati — se elevará; su-prajāḥ — para ser un ciudadano devoto.
Traducción: 
Mi querido niño, tu padre ya se ha purificado, gracias al contacto con Mi cuerpo en el momento de morir. No obstante, todo hijo tiene el deber de celebrar la ceremonia ritual śrāddha tras la muerte de su padre, de manera que éste pueda elevarse a un sistema planetario en el que llegue a ser un buen devoto y un buen ciudadano.
Significado: 

En relación con esto, Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura dice que Hiraṇyakaśipu, a pesar de haberse purificado, tuvo que nacer en un sistema planetario superior para volver a ser devoto. Prahlāda Mahārāja recibió el consejo de celebrar la ceremonia ritual por respeto a la tradición, pues la Suprema Personalidad de Dios no quiere que se dejen de poner en práctica los principios regulativos en ninguna circunstancia. Madhva Muni enseña también:

madhu-kaiṭabhau bhakty-abhāvā
dūrau bhagavato mṛtau
tama eva kramād āptau
bhaktyā ced yo hariṁ yayau

Cuando la Suprema Personalidad de Dios mató a los demonios Madhu y Kaiṭabha, sus familiares también celebraron las ceremonias rituales, a fin de que los demonios pudieran regresar al hogar, de vuelta a Dios.