SB 6.3.29

jihvā na vakti bhagavad-guṇa-nāmadheyaṁ
cetaś ca na smarati tac-caraṇāravindam
kṛṣṇāya no namati yac-chira ekadāpi
tān ānayadhvam asato 'kṛta-viṣṇu-kṛtyān
Palabra por palabra: 
jihvā — la lengua; na — no; vakti — canta; bhagavat — de la Suprema Personalidad de Dios; guṇa — cualidades trascendentales; nāma — y el santo nombre; dheyam — que imparte; cetaḥ — el corazón; ca — también; na — no; smarati — recuerda; tat — Sus; caraṇa-aravindam — pies de loto; kṛṣṇāya — ante el Señor Kṛṣṇa por intermedio de Su Deidad en el templo; no — no; namati — postra; yat — cuya; śiraḥ — cabeza; ekadā api — siquiera una vez; tān — a ellos; ānayadhvam — traed ante mí; asataḥ — los no devotos; akṛta — que no llevan a cabo; viṣṇu-kṛtyān — deberes para con el Señor Viṣṇu.
Traducción: 
Mis queridos sirvientes, por favor, traedme solamente a aquellas personas pecaminosas que no emplean la lengua en cantar el santo nombre y las cualidades de Kṛṣṇa, cuyos corazones no recuerdan ni una sola vez los pies de loto de Kṛṣṇa, y cuyas cabezas no se postran ni siquiera una vez ante el Señor Kṛṣṇa. Enviadme a aquellos que no cumplen sus deberes para con el Señor Viṣṇu, que son los únicos deberes de la vida humana. Por favor, traedme a todos esos necios y sinvergüenzas.
Significado: 

La palabra viṣṇu-kṛtyān es muy importante en este verso, pues el objetivo de la vida humana es complacer al Señor Viṣṇu. Ésa es también la finalidad del varṇāśrama-dharma. Como se afirma en el Viṣṇu Purāṇa (3.8.9):

varṇāśramācāravatā
puruṣeṇa paraḥ pumān
viṣṇur ārādhyate panthā
nānyat tat-toṣa-kāraṇam

La sociedad humana tiene que seguir estrictamente el sistema de varṇāśrama- dharma, que la divide en cuatro clases sociales (brāhmaṇa, kṣatriya, vaiśya y śūdra) y cuatro clases espirituales (brahmacarya, gṛhastha, vānaprastha y sannyāsa). El varṇāśrama-dharma nos acerca fácilmente al Señor Viṣṇu, que es el único objetivo de la sociedad humana. Na te viduḥ svārtha-gatiṁ hi viṣṇum: Sin embargo, y por desgracia, la gente no sabe que su verdadero interés personal está en ir de regreso al hogar, de vuelta a Dios, o en acercarse al Señor Viṣṇu. Durāśayā ye bahir-artha-māninaḥ: En lugar de ello, simplemente están confundidos. Todo ser humano tiene el deber de llevar a cabo los deberes destinados a acercarle al Señor Viṣṇu. Por esa razón, Yamarāja indicó a los yamadūtas que le trajesen a todas aquellas personas que hubieran olvidado sus deberes hacia Viṣṇu (akṛta-viṣṇu-kṛtyān). Aquel que no canta el santo nombre de Viṣṇu (Kṛṣṇa), que no se postra ante la Deidad de Viṣṇu, y que no recuerda los pies de loto de Viṣṇu, merece el castigo de Yamarāja. En resumen, todos los avaiṣṇavas, todas las personas que no tienen interés en el Señor Viṣṇu, merecen el castigo de Yamarāja.