New version available here: vedabase.io

SB 6.1.38

śrī-viṣṇudūtā ūcuḥ
yūyaṁ vai dharma-rājasya
yadi nirdeśa-kāriṇaḥ
brūta dharmasya nas tattvaṁ
yac cādharmasya lakṣaṇam
Palabra por palabra: 
śrī-viṣṇudūtāḥ ūcuḥ — los benditos mensajeros del Señor Viṣṇu hablaron; yūyam — todos vosotros; vai — en verdad; dharma-rājasya — del rey Yamarāja, que conoce los principios religiosos; yadi — si; nirdeśa-kāriṇaḥ — mensajeros; brūta — hablad; dharmasya — de principios religiosos; naḥ — a nosotros; tattvam — la verdad; yat — la cual; ca — también; adharmasya — de actividades impías; lakṣaṇam — características.
Traducción: 
Los benditos mensajeros del Señor Viṣṇu, los viṣṇudūtas, dijeron: Si de verdad sois sirvientes de Yamarāja, tenéis que explicarnos el sentido de los principios religiosos y las características de la irreligión.
Significado: 

Esta pregunta de los viṣṇudūtas a los yamadūtas es muy importante. El sirviente debe conocer las instrucciones de su amo. Como los sirvientes de Yamarāja decían estar cumpliendo las órdenes de su señor, los viṣṇudūtas, con mucha inteligencia, les pidieron que explicasen las características de los principios religiosos e irreligiosos. El vaiṣṇava conoce a la perfección esos principios, pues está bien versado en las instrucciones de la Suprema Personalidad de Dios. El Señor Supremo dice: sarva-dharmān parityajya mām ekaṁ śaraṇaṁ vraja: «Abandona toda clase de religión y sencillamente entrégate a Mí». Por lo tanto, el principio esencial de la religión es la entrega a la Suprema Personalidad de Dios. Todos aquellos que, en lugar de entregarse a Kṛṣṇa, se han entregado a los principios de la naturaleza material, son impíos, sea cual sea su posición material. Como no son conscientes de los principios de la religión, no se entregan a Kṛṣṇa; por esa razón, se les considera pecadores sinvergüenzas, los más bajos de entre los hombres, necios carentes de conocimiento. Como Kṛṣṇa dice en la Bhagavad-gītā (7.15):

na māṁ duṣkṛtino mūḍhāḥ
prapadyante narādhamāḥ
māyayāpahṛta-jñānā
āsuraṁ bhāvam āśritāḥ

«Esos malvados sumamente necios, que son lo más bajo de la humanidad, a quienes la ilusión les ha robado el conocimiento, y que participan de la naturaleza atea de los demonios, no se entregan a Mí». Quien no se ha entregado a Kṛṣṇa, no conoce el verdadero principio de la religión; de lo contrario, se habría entregado.

La pregunta de los viṣṇudūtas era muy acertada. Un representante de otra persona debe conocer perfectamente la misión de esa persona. Por lo tanto, los devotos del movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa deben comprender perfectamente la misión de Kṛṣṇa y del Señor Caitanya; de lo contrario, la gente les considerará unos necios. Todos los devotos, y en especial los predicadores, deben conocer la filosofía de conciencia de Kṛṣṇa, de modo que no sean insultados y puestos en ridículo en el curso de su prédica.