New version available here: vedabase.io

SB 5.8.29

aho kaṣṭaṁ bhraṣṭo 'ham ātmavatām anupathād yad-vimukta-samasta-saṅgasya vivikta-puṇyāraṇya-śaraṇasyātmavata ātmani sarveṣām ātmanāṁ bhagavati vāsudeve tad-anuśravaṇa-manana-saṅkīrtanārādhanānusmaraṇābhiyogenāśūnya-sakala-yāmena kālena samāveśitaṁ samāhitaṁ kārtsnyena manas tat tu punar mamābudhasyārān mṛga-sutam anu parisusrāva.
Palabra por palabra: 
aho kaṣṭam — ¡ay, que vida tan miserable!; bhraṣṭaḥ — caído; aham — yo (soy); ātma-vatām — de grandes devotos que han alcanzado la perfección; anupathāt — del modo de vida; yat — del cual; vimukta-samasta-saṅgasya — aunque había abandonado mi hogar y la relación con mis verdaderos hijos; vivikta — solitario; puṇya-araṇya — en un bosque sagrado; śaraṇasya — que se ha refugiado; ātma- vataḥ — de quien ha llegado a situarse perfectamente en el plano trascendental; ātmani — en la Superalma; sarveṣām — de todas; ātmanām — las entidades vivientes; bhagavati — a la Suprema Personalidad de Dios; vāsudeve — al Señor Vāsudeva; tat — de Él; anuśravaṇa — escuchando constantemente; manana — pensando; saṅkīrtana — cantando; ārādhana — adorando; anusmaraṇa — recordando constantemente; abhiyogena — por estar absorto en; aśūnya — lleno; sakala- yāmena — en el que todas las horas; kālena — con el tiempo; samāveśitam — plenamente establecida; samāhitam — fija; kārtsnyena — totalmente; manaḥ — la mente en esa situación; tat — esa mente; tu — pero; punaḥ — de nuevo; mama — de mí; abudhasya — un gran necio; ārāt — desde una gran distancia; mṛga-sutam — el hijo de un ciervo; anu — afectado por; parisusrāva — caí.
Traducción: 
En el cuerpo de ciervo, Bharata Mahārāja se lamentaba: ¡Qué desgracia!, he caído del sendero de la autorrealización. Abandoné a mis verdaderos hijos, a mi esposa y mi verdadero hogar para avanzar en la vida espiritual, y me refugié en un lugar sagrado en la soledad del bosque. Logré el dominio de mí mismo y la autorrealización, y me ocupé en servicio devocional sin interrupción, escuchando, pensando, cantando, adorando y recordando a la Suprema Personalidad de Dios, Vāsudeva. Tuve éxito; mi mente llegó a estar siempre absorta en el servicio devocional. Sin embargo, por necio, mi mente se apegó de nuevo, esta vez a un ciervo. Ahora he recibido un cuerpo de ciervo y he caído muy bajo, lejos de mis prácticas devocionales.
Significado: 

Debido a su estricta práctica de servicio devocional, Mahārāja Bharata podía recordar las actividades de su vida anterior y el modo en que se había elevado al plano espiritual. Por necio, se apegó a un insignificante ciervo y, como consecuencia, cayó y tuvo que recibir un cuerpo de ciervo. Esto es importante para todos los devotos. Si utilizamos erróneamente nuestra posición, pensando que estamos plenamente ocupados en servicio devocional y que podemos hacer lo que nos plazca, tendremos que sufrir, como Bharata Mahārāja, y nos condenaremos a recibir un cuerpo que vaya en detrimento de nuestro servicio devocional. Sólo en la forma humana se puede practicar servicio devocional; pero si abandonamos voluntariamente esa práctica para ocuparnos en la complacencia de los sentidos, sin duda alguna tendremos que ser castigados. Sin embargo, ese castigo no es como el que padece una persona materialista corriente. Por la gracia del Señor Supremo, al devoto se le castiga de tal manera que su anhelo por alcanzar los pies de loto del Señor Vāsudeva aumenta. Con ese intenso deseo, en su siguiente vida regresa al hogar. En este verso hay una descripción muy completa del servicio devocional: tad-anuśravaṇa-manana-saṅkīrtanārādhanānusmaraṇābhiyogena. En la Bhagavad-gītā se recomienda escuchar y cantar constantemente las glorias del Señor: satataṁ kīrtayanto māṁ yatantaś ca dṛḍha-vratāḥ. Aquellos que han emprendido el proceso de conciencia de Kṛṣṇa deben tener cuidado de no desperdiciar y no dejar pasar ni un solo momento sin cantar y recordar a la Suprema Personalidad de Dios y Sus actividades. Con Sus propias acciones y con las acciones de Sus devotos, Kṛṣṇa nos enseña a ser prudentes en el servicio devocional. Por medio de Bharata Mahārāja, Kṛṣṇa nos enseña que debemos ser muy prudentes en el desempeño del servicio devocional. Si queremos mantener nuestra mente completamente fija, sin desviación, debemos ocuparla ininterrumpidamente en servicio devocional. Los miembros de la Asociación Internacional para la Conciencia de Krisna lo han sacrificado todo para propagar este movimiento; sin embargo, deben aprender la lección de la vida de Bharata Mahārāja y ser muy prudentes, procurando no desperdiciar ni un sólo momento en conversaciones frívolas, o en dormir y comer demasiado. No está prohibido comer, pero, cuando se come demasiado, también hay que dormir más de lo necesario. Ello conduce a la complacencia de los sentidos, y podemos acabar degradándonos a una forma de vida inferior. De ese modo, nuestro progreso espiritual puede detenerse, al menos durante un tiempo. Lo mejor es seguir el consejo de Śrīla Rūpa Gosvāmī: avyartha-kālatvam: Debemos esforzarnos por emplear todos los momentos de nuestra vida exclusivamente en la práctica de servicio devocional. Ésa es la posición segura para quien desea regresar al hogar, de vuelta a Dios.