New version available here: vedabase.io

SB 5.5.32

yarhi vāva sa bhagavān lokam imaṁ yogasyāddhā pratīpam
ivācakṣāṇas tat-pratikriyā-karma bībhatsitam iti vratam ājagaram-
āsthitaḥ śayāna evāśnāti pibati khādaty avamehati hadati sma
ceṣṭamāna uccarita ādigdhoddeśaḥ.
Palabra por palabra: 
yarhi vāva — cuando; saḥ — Él; bhagavān — la Personalidad de Dios; lokam — la gente; imam — esta; yogasya — a la práctica del yoga; addhā — directamente; pratīpam — contrarios; iva — como; ācakṣāṇaḥ — observó; tat — de eso; pratikriyā — para hacer frente; karma — actividad; bībhatsitam — abominable; iti — así; vratam — la conducta; ājagaram — de la serpiente pitón (permanecer en un lugar); āsthitaḥ — seguir; śayānaḥ — acostado; eva — en verdad; aśnāti — come; pibati — bebe; khādati — mastica; avamehati — orina; hadati — defeca; sma — así; ceṣṭamānaḥ — revolcarse; uccarite — en el excremento y la orina; ādigdha-uddeśaḥ — con el cuerpo así manchado.
Traducción: 
Cuando vio que la mayor parte de la gente se mostraba muy en contra de Su ejecución de yoga místico, el Señor Ṛṣabhadeva resolvió hacer frente a esa oposición siguiendo la línea de conducta de las pitones. De modo que decidió permanecer tendido en un lugar; allí comía, bebía, defecaba y orinaba, para después revolcarse en Sus propias deyecciones. En efecto, para que los elementos hostiles no pudieran acercársele y molestarle, Se manchaba todo el cuerpo con Sus propios orines y excremento.
Significado: 

El destino nos tiene reservadas la felicidad y el sufrimiento que nos corresponden, incluso si permanecemos siempre en el mismo lugar. Ése es el veredicto de los śāstras. La persona establecida en el plano espiritual puede permanecer siempre en un mismo lugar, y, por disposición del Señor Supremo, todas sus necesidades estarán cubiertas. A no ser que una persona dedique su vida a predicar, no necesita viajar por todo el mundo. Permaneciendo siempre en un mismo lugar, podemos dedicarnos a la práctica de un servicio devocional satisfactorio conforme al momento y las circunstancias. Ṛṣabhadeva, cuando vio que Su continuo viajar por el mundo Le ocasionaba molestias, decidió tenderse en un determinado lugar, como las pitones. De ese modo comía, bebía, defecaba y orinaba, para después mancharse el cuerpo con Sus propias deyecciones, de modo que la gente no viniese a molestarle.