SB 5.5.23

na brāhmaṇais tulaye bhūtam anyat
paśyāmi viprāḥ kim ataḥ paraṁ tu
yasmin nṛbhiḥ prahutaṁ śraddhayāham
aśnāmi kāmaṁ na tathāgni-hotre
Palabra por palabra: 
na — no; brāhmaṇaiḥ — con los brāhmaṇas; tulaye — considero igual; bhūtam — entidad; anyat — otra; paśyāmi — puedo ver; viprāḥ — ¡oh, brāhmaṇas reunidos!; kim — nada; ataḥ — a los brāhmaṇas; param — superior; tu — ciertamente; yasmin — por medio de quienes; nṛbhiḥ — por la gente; prahutam — alimento ofrecido después de una correcta ejecución de ceremonias rituales; śraddhayā — con fe y amor; aham — Yo; aśnāmi — como; kāmam — con plena satisfacción; na — no; tathā — de ese modo; agni-hotre — en el fuego de sacrificio.
Traducción: 
¡Oh, respetables brāhmaṇas!, en lo que a Mi respecta, en este mundo no hay nadie igual o superior a los brāhmaṇas. No sé de nadie que se les pueda comparar. La gente que conoce cuál es Mi intención en que se celebren rituales conforme a los principios védicos, Me ofrece alimentos con fe y amor a través de la boca de un brāhmaṇa. Yo como con plena satisfacción lo que se Me ofrece de ese modo. En verdad, Me produce más placer el alimento así ofrecido que las ofrendas hechas en el fuego de sacrificio.
Significado: 

En el sistema védico, después de una ceremonia de sacrificio, se invita a los brāhmaṇas a que coman los remanentes del alimento ofrecido. Cuando los brāhmaṇas comen ese alimento, se considera que ha sido comido directamente por el Señor Supremo. De modo que nadie puede compararse con los brāhmaṇas cualificados. La perfección de la evolución es situarse en el nivel brahmínico. Toda civilización que no se base en la cultura brahmínica o que no esté guiada por brāhmaṇas es sin duda una civilización condenada. En la actualidad, la civilización humana se basa en la complacencia de los sentidos; debido a ello, hay cada vez más personas adictas a ciertos tipos de actividades. Nadie respeta la cultura brahmínica. La civilización demoníaca está apegada a ugra-karma, es decir, a realizar actividades horribles, y se crean grandes industrias para satisfacer unos deseos de disfrute insaciables. Como consecuencia, la gente está muy agobiada por los impuestos que le exige el gobierno. Las personas son irreligiosas, y no ejecutan los sacrificios que se recomiendan en la Bhagavad-gītā. Yajñād bhavati parjanyaḥ: La ejecución de sacrificios hace que se formen nubes y que llueva. Cuando llueve lo suficiente, se producen alimentos en abundancia. La sociedad debe seguir los principios de la Bhagavad-gītā bajo la guía de los brāhmaṇas. La gente entonces será muy feliz. Annād bhavanti bhūtāni: Los animales y los hombres, cuando tienen suficientes cereales para alimentarse, se hacen más fuertes; su corazón se tranquiliza, y su cerebro se vuelve más pacífico. Entonces pueden avanzar en la vida espiritual, que es el destino supremo de la vida.