SB 5.25.5

yasyaiva hi nāga-rāja-kumārya āśiṣa āśāsānāś cārv-aṅga-valaya-vilasita-viśada-vipula-dhavala-subhaga-rucira-bhuja-rajata-stambheṣv aguru-candana-kuṅkuma-paṅkānulepenāvalimpamānās tad-abhimarśanonmathita-hṛdaya-makara-dhvajāveśa-rucira-lalita-smitās tad-anurāgamada-mudita-mada-vighūrṇitāruṇa-karuṇāvaloka-nayana-vadanāravindaṁ savrīḍaṁ kila vilokayanti.
Palabra por palabra: 
yasya — de quien; eva — ciertamente; hi — en verdad; nāga-rāja-kumāryaḥ — las princesas solteras hijas de los reyes serpientes; āśiṣaḥ — bendiciones; āśāsānāḥ — con la esperanza de; cāru — hermoso; aṅga-valaya — en la esfera de Su cuerpo; vilasita — brillantes; viśada — inmaculados; vipula — largos; dhavala — blancos; subhaga — que indican buena fortuna; rucira — hermosos; bhuja — sobre Sus brazos; rajata-stambheṣu — como columnas de plata; aguru — de aloe; candana — de madera de sándalo; kuṅkuma — de azafrán; paṅka — de la pasta; anulepena — con un bálsamo; avalimpamānāḥ — ungiendo; tat-abhimarśana — por contacto con Sus miembros; unmathita — agitadas; hṛdaya — en sus corazones; makara-dhvaja — de Cupido; āveśa — debido a la entrada; rucira — muy hermosos; lalita — delicados; smitāḥ — cuyas sonrisas; tat — de Él; anurāga — de apego; mada — por la embriaguez; mudita — deleitado; mada — debido a estar ebrio de bondad; vighūrṇita — girando; aruṇa — rosados; karuṇa-avaloka — mirando con bondad; nayana — ojos; vadana — y rostro; aravindam — como flores de loto; sa-vrīḍam — con vergüenza; kila — en verdad; vilokayanti — ellas ven.
Traducción: 
Los brazos del Señor Ananta son atractivos y largos; están adornados con bellas ajorcas y son completamente espirituales. Su color blanco les da el aspecto de columnas de plata. Cuando las hermosas princesas de los reyes serpientes, con la esperanza de obtener la auspiciosa bendición del Señor, ungen Sus brazos con pasta de aguru, pasta de sándalo y kuṅkuma, el contacto con Sus extremidades despierta en ellas deseos lujuriosos. El Señor, comprendiendo sus pensamientos, las mira con una sonrisa misericordiosa, y ellas, al darse cuenta de que Él conoce sus deseos, sienten vergüenza. Entonces contemplan con hermosas sonrisas la cara de loto del Señor, que muestra la delicia del amor por Sus devotos y está embellecida por Sus ojos rojizos, que se mueven suavemente bajo el efecto de la embriaguez.
Significado: 

Por naturaleza, machos y hembras ven despertar sus deseos lujuriosos cuando se tocan entre sí. Este verso nos indica que en los cuerpos espirituales existen sensaciones del mismo tipo. Tanto el Señor Ananta como las mujeres que Le dan placer tienen cuerpos espirituales, así que todas las sensaciones existen originalmente en el cuerpo espiritual. Esto se confirma en el Vedānta-sūtra: janmādy asya yataḥ. Con respecto a esto, Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura ha comentado que la palabra ādi significa ādi-rasa, el sentimiento lujurioso original, que nace del Supremo. Sin embargo, la lujuria espiritual es tan distinta de la material como el oro lo es del hierro. Sólo una persona muy elevada en la comprensión espiritual puede entender los sentimientos lujuriosos que existen entre Rādhā y Kṛṣṇa, o entre Kṛṣṇa y las doncellas de Vraja. Por consiguiente, sólo a quien es muy experto y avanzado en la iluminación espiritual se le permite tratar de los sentimientos lujuriosos de Kṛṣṇa y las gopīs. Sin embargo, la lujuria material mengua hasta desaparecer por completo del corazón del devoto puro y sincero a medida que escucha y habla de los sentimientos lujuriosos de las gopīs y Kṛṣṇa; de ese modo avanza rápidamente en la vida espiritual.