SB 5.24.8

eteṣu hi bila-svargeṣu svargād apy adhika-kāma-bhogaiśvaryānanda-bhūti-vibhūtibhiḥ susamṛddha-bhavanodyānākrīḍa-vihāreṣu daitya-dānava-kādraveyā nitya-pramuditānurakta-kalatrāpatya-bandhu-suhṛd-anucarā gṛha-pataya īśvarād apy apratihata-kāmā māyā-vinodā nivasanti.
Palabra por palabra: 
eteṣu — en ésos; hi — ciertamente; bila-svargeṣu — conocidos con el nombre de mundos celestiales subterráneos; svargāt — que los planetas celestiales; api — incluso; adhika — una cantidad mayor; kāma-bhoga — disfrute de la complacencia sensorial; aiśvarya-ānanda — felicidad debida a la opulencia; bhūti — influencia; vibhūtibhiḥ — por esas cosas y riquezas; su-samṛddha — aumentada; bhavana — casas; udyāna — jardines; ākrīḍa-vihāreṣu — en lugares adecuados para distintos tipos de complacencia de los sentidos; daitya — los demonios; dānava — fantasmas; kādraveyāḥ — serpientes; nitya — que siempre están; pramudita — llenos de júbilo; anurakta — debido al apego; kalatra — a la esposa; apatya — hijos; bandhu — relaciones familiares; suhṛt — amigos; anucarāḥ — seguidores; gṛha-patayaḥ — los cabezas de familia; īśvarāt — que aquellos más capaces, como los semidioses; api — incluso; apratihata-kāmāḥ — la satisfacción de cuyos deseos de disfrute no encuentra obstáculos; māyā — ilusoria; vinodāḥ — que sienten felicidad; nivasanti — viven.
Traducción: 
En esos siete sistemas planetarios, también conocidos con el nombre de cielos subterráneos [bila-svarga], hay hermosas casas, jardines y lugares para el disfrute de los sentidos, más opulentos incluso que los que se encuentran en los sistemas planetarios superiores, pues los demonios gozan de un elevado nivel de placer de los sentidos, riqueza e influencia. La mayor parte de los habitantes de esos planetas, conocidos con los nombres de daityas, dānavas y nāgas, entran en la vida de familia. Sus esposas, hijos y amigos, así como la sociedad en que viven, están dedicados por entero a la felicidad material ilusoria. Los semidioses ven a veces interrumpido su disfrute de los sentidos, pero los habitantes de estos planetas disfrutan de la vida sin perturbación alguna; de modo que están muy apegados a la felicidad ilusoria.
Significado: 

Según las enseñanzas de Prahlāda Mahārāja, el disfrute material es māyā-sukha, un disfrute ilusorio. El vaiṣṇava pasa grandes ansiedades por liberar a todas las entidades vivientes de ese disfrute falso. Dice Prahlāda Mahārāja: māyā-sukhāya bharam udvahato vimūḍhān: Esos necios (vimūḍhas) se entregan a la felicidad material, que es, indudablemente, temporal. Tanto si pertenecen a los planetas celestiales como si habitan en los planetas inferiores o terrestres, la gente está absorta en la felicidad material, que es temporal, y olvidan que, cuando les llegue el momento, tendrán que cambiar de cuerpo conforme a las leyes de la materia, y tendrán que volver a sufrir una y otra vez el nacimiento, la muerte, la vejez y las enfermedades. Los materialistas más apegados, sin preocuparse de qué les ocurrirá en su siguiente vida, están simplemente ocupados en disfrutar del breve período de su vida actual. El vaiṣṇava está siempre deseoso de dar a esos materialistas confundidos la verdadera felicidad, la bienaventuranza espiritual.