SB 5.24.28

tato 'dhastāt talātale mayo nāma dānavendras tri-purādhipatir bhagavatā purāriṇā tri-lokī-śaṁ cikīrṣuṇā nirdagdha-sva-pura-trayas tat-prasādāl labdha-pado māyāvinām ācāryo mahādevena parirakṣito vigata-sudarśana-bhayo mahīyate.
Palabra por palabra: 
tataḥ — del planeta llamado Sutala; adhastāt — por debajo; talātale — en el planeta llamado Talātala; mayaḥ — Maya; nāma — llamado; dānava-indraḥ — el rey de los demonios dānavas; tri-pura-adhipatiḥ — el Señor de las tres ciudades; bhagavatā — por el muy poderoso; purāriṇā — el Señor Śiva, conocido con el nombre de Tripurāri; tri-lokī — de los tres mundos; śam — la buena fortuna; cikīrṣuṇā — que estaba deseando; nirdagdha — quemó; sva-pura-trayaḥ — cuyas tres ciudades; tat- prasādāt — por la misericorida del Señor Śiva; labdha — obtuvo; padaḥ — un reino; māyā-vinām ācāryaḥ — que es el ācārya (maestro) de todos los hechiceros; mahā- devena — por el Señor Śiva; parirakṣitaḥ — protegido; vigata-sudarśana-bhayaḥ — que no teme a la Suprema Personalidad de Dios ni a Su cakra Sudarśana; mahīyate — es adorado.
Traducción: 
Por debajo de Sutala está el planeta llamado Talātala, gobernado por el demonio dānava llamado Maya, quien es el ācārya [maestro] de todos los māyāvīs, personas capaces de invocar los poderes de la brujería. Para bien de los tres mundos, el Señor Śiva, que recibe el nombre de Tripurāri, en cierta ocasión incendió los tres reinos de Maya; sin embargo, más tarde, complacido con él, le devolvió su reino. Desde entonces, Maya Dānava cuenta con la protección del Señor Śiva, y debido a ello piensa, equivocadamente, que ya no tiene por qué temer al cakra Sudarśana de la Suprema Personalidad de Dios.