New version available here: vedabase.io

SB 5.24.2

yad adas taraṇer maṇḍalaṁ pratapatas tad vistarato yojanāyutam ācakṣate dvādaśa-sahasraṁ somasya trayodaśa-sahasraṁ rāhor yaḥ parvaṇi tad-vyavadhāna-kṛd vairānubandhaḥ sūryā-candramasāv abhidhāvati.
Palabra por palabra: 
yat — que; adaḥ — ese; taraṇeḥ — del Sol; maṇḍalam — globo; pratapataḥ — que siempre está irradiando calor; tat — ese; vistarataḥ — en anchura; yojana — una distancia de unos trece kilómetros; ayutam — diez mil; ācakṣate — calculan; dvādaśa- sahasram — 20000 yojanas (298000 kilómetros); somasya — de la Luna; trayodaśa — treinta; sahasram — mil; rāhoḥ — del planeta Rāhu; yaḥ — que; parvaṇi — con ocasión de; tat-vyavadhāna-kṛt — que puso un obstáculo al Sol y a la Luna en el momento de repartir el néctar; vaira-anubandhaḥ — cuyas intenciones son hostiles; sūryā — al Sol; candramasau — y a la Luna; abhidhāvati — corre tras ellos en la noche de Luna llena y en el día de Luna nueva.
Traducción: 
El globo solar, que es fuente de calor, tiene un diámetro de 10.000 yojanas [129.000 kilómetros]. La extensión de la Luna es de 20.000 yojanas [258.000 kilómetros], y la de Rāhu es de 30.000 yojanas [387.000 kilómetros]. En el pasado, cuando se estaba repartiendo néctar, Rāhu trató de crear perturbaciones entre el Sol y la Luna interponiéndose entre ambos. Rāhu es enemigo del Sol y de la Luna; por esa razón, en los días de Luna nueva y en las noches de Luna llena siempre trata de cubrir su luz.
Significado: 

Como aquí se afirma, la extensión del Sol es de 10.000 yojanas, y la de la Luna es el doble, 20.000 yojanas. La palabra dvādaśa significa dos veces diez, es decir, veinte. En opinión de Vijayadhvaja, el diámetro de Rāhu sería dos veces el de la Luna, es decir, 40.000 yojanas. Sin embargo, para reconciliar esta aparente contradicción con el texto del Bhāgavatam, Vijayadhvaja presenta la siguiente cita acerca de Rāhu: rāhu-soma-ravīṇāṁ tu maṇḍalā dvi-guṇoktitām. Esto significa que Rahu es el doble de grande que la Luna, que es el doble de grande que el Sol. Ésa es la conclusión del comentarista Vijayadhvaja.