SB 5.24.16

athātale maya-putro 'suro balo nivasati yena ha vā iha sṛṣṭāḥ ṣaṇ-ṇavatir māyāḥ kāścanādyāpi māyāvino dhārayanti yasya ca jṛmbhamāṇasya mukhatas trayaḥ strī-gaṇā udapadyanta svairiṇyaḥ kāminyaḥ puṁścalya iti yā vai bilāyanaṁ praviṣṭaṁ puruṣaṁ rasena hāṭakākhyena sādhayitvā sva-vilāsāvalokanānurāga-smita-saṁlāpopagūhanādibhiḥ svairaṁ kila ramayanti yasminn upayukte puruṣa īśvaro 'ham siddho 'ham ity ayuta-mahā-gaja-balam ātmānam abhimanyamānaḥ katthate madāndha iva.
Palabra por palabra: 
atha — ahora; atale — en el planeta llamado Atala; maya-putraḥ asuraḥ — el demonio hijo de Maya; balaḥ — Bala; nivasati — vive; yena — por quien; ha — en verdad; iha — en este; sṛṣṭāḥ — propagadas; ṣaṭ-ṇavatiḥ — noventa y seis; māyāḥ — diversidades de ilusión; kāścana — algunas; adya api — incluso hoy; māyā-vinaḥ — aquellos que conocen el arte de las proezas mágicas (como fabricar oro); dhārayanti — utilizan; yasya — de quien; ca — también; jṛmbhamāṇasya — mientras bostezaba; mukhataḥ — de la boca; trayaḥ — tres; strī-gaṇāḥ — especies de mujeres; udapadyanta — se generaron; svairiṇyaḥ — svairiṇī (que sólo se casa con alguien de su misma clase); kāminyaḥ — kāmiṇī (que, llena de lujuria, se casa con hombres de cualquier clase); puṁścalyaḥ — puṁścalī (que quiere ir de marido en marido); iti — así; yāḥ — quien; vai — ciertamente; bila-ayanam — en los planetas subterráneos; praviṣṭam — entrar; puruṣam — un hombre; rasena — con un jugo; hāṭaka-ākhyena — hecho de una hierba embriagante denominada hāṭaka; sādhayitvā — que aumenta la potencia sexual; sva-vilāsa — para su propia complacencia sensual; avalokana — con miradas; anurāga — lujuriosas; smita — con sonrisas; saṁlāpa — hablando; upagūhana-ādibhiḥ — y con abrazos; svairam — conforme a su propio deseo; kila — en verdad; ramayanti — disfruta del placer sexual; yasmin — que; upayukte — cuando emplea; puruṣaḥ — un hombre; īśvaraḥ aham — yo soy la persona más poderosa; siddhaḥ aham — yo soy la persona más grande y elevada; iti — así; ayuta — diez mil; mahā-gaja — de grandes elefantes; balam — la fuerza; ātmānam — él mismo; abhimanyamānaḥ — lleno de orgullo; katthate — dicen; mada-andhaḥ — cegado por el prestigio falso; iva — como.
Traducción: 
Mi querido rey, ahora te describiré uno por uno los sistemas planetarios inferiores, comenzando con Atala. En ese planeta vive un demonio llamado Bala, hijo de Maya Dānava. Ese demonio creó noventa y seis tipos de poder místico, que algunos mal llamados yogīs y svāmīs aprovechan, incluso en la actualidad, para engañar a la gente. El demonio Bala, con simplemente bostezar, creó tres tipos de mujeres, llamadas svairiṇī, kāmiṇī y puṁścalī. A las svairiṇīs les gusta casarse con hombres de su misma clase, a las kāmiṇīs no les importa el grupo al que pertenezca su esposo, y las puṁścalī cambian constantemente de marido. Cuando un hombre entra en el planeta Atala, esas mujeres inmediatamente lo capturan y le hacen beber una bebida embriagante hecha de una droga denominada hāṭaka [cannabis indica]. Esa bebida dota al hombre de un gran poderío sexual, que las mujeres aprovechan para disfrutar. Una de ellas lo encanta con miradas seductoras, palabras íntimas y sonrisas de amor, para después abrazarlo. De este modo, lo induce a disfrutar con ella de la vida sexual hasta que queda completamente satisfecha. Debido al aumento de su potencia sexual, el hombre se considera más fuerte que diez mil elefantes y cree haber alcanzado la perfección. En verdad, bajo la influencia de la ilusión, y embriagado de orgullo falso, cree que es Dios, e ignora la amenaza de la muerte.