SB 5.22.5

atha sa eṣa ātmā lokānāṁ dyāv-āpṛthivyor antareṇa nabho-valayasya kālacakra-gato dvādaśa māsān bhuṅkte rāśi-saṁjñān saṁvatsarāvayavān māsaḥ pakṣa-dvayaṁ divā naktaṁ ceti sapādarkṣa-dvayam upadiśanti yāvatā ṣaṣtham aṁśaṁ bhuñjīta sa vai ṛtur ity upadiśyate saṁvatsarāvayavaḥ.
Palabra por palabra: 
atha — por lo tanto; saḥ — Él; eṣaḥ — este; ātmā — la fuerza viviente; lokānām — del conjunto de los tres mundos; dyav-ā-pṛthivyoḥ antareṇa — entre las partes superior e inferior del universo; nabhaḥ-valayasya — del espacio exterior; kāla-cakra- gataḥ — situado en la rueda del tiempo; dvādaśa māsān — doce meses; bhuṅkte — pasa; rāśi-saṁjñān — que recibe sus nombres a partir de los signos del Zodíaco; saṁvatsara-avayavān — las partes del año; māsaḥ — un mes; pakṣa-dvayam — dos quincenas; divā — un día; naktam ca — y una noche; iti — así; sapāda-ṛkṣa- dvayam — en cálculos estelares, dos constelaciones y cuarto; upadiśanti — enseñan; yāvatā — por tanto tiempo; ṣaṣtham aṁśam — un sexto de su órbita; bhuñjīta — pasa; saḥ — esa parte; vai — en verdad; ṛtuḥ — una estación; iti — así; upadiśyate — se enseña; saṁvatsara-avayavaḥ — una parte de un año.
Traducción: 
El dios del Sol, que es Nārāyaṇa, Viṣṇu, el alma de todos los mundos, está situado en el espacio exterior, entre las partes superior e inferior del universo. En su recorrido de doce meses sobre la rueda del tiempo, el Sol entra en contacto con doce signos distintos del Zodíaco, y, conforme a esos signos, recibe doce nombres distintos. Los doce meses en conjunto forman lo que se conoce con el nombre de saṁvatsara, es decir, un año entero. Si se calcula en función de la Luna, un mes está formado de dos quincenas: la quincena de la Luna menguante y la de la Luna creciente. En función de las estrellas, un mes es igual a dos constelaciones y cuarto. Cuando el Sol recorre dos meses, pasa una estación; por esa razón, los cambios de estación se consideran partes del cuerpo del año.