SB 5.2.12

lokaṁ pradarśaya suhṛttama tāvakaṁ me
yatratya ittham urasāvayavāv apūrvau
asmad-vidhasya mana-unnayanau bibharti
bahv adbhutaṁ sarasa-rāsa-sudhādi vaktre
Palabra por palabra: 
lokam — lugar de residencia; pradarśaya — por favor, muestra; suhṛt-tama — ¡oh, tú, el mejor de los amigos!; tāvakam — tuyo; me — a mí; yatratyaḥ — la persona que allí nace; ittham — así; urasā — por el pecho; avayavau — dos miembros (senos); apūrvau — maravillosos; asmat-vidhasya — de una persona como yo; manaḥ- unnayanau — que agitan mucho la mente; bibharti — sostiene; bahu — muchos; adbhutam — maravillosos; sarasa — palabras dulces; rāsa — gestos amorosos, como la sonrisa; sudhā-ādi — como el néctar; vaktre — en la boca.
Traducción: 
¡Oh, gran amigo!, ¿podrías mostrarme dónde vives? No puedo imaginar cómo han podido obtener los habitantes de ese lugar unos rasgos corporales tan maravillosos como tus erguidos senos, que agitan la mente y los ojos de la persona que, como yo, repara en ellos. A juzgar por las dulces palabras y las amables sonrisas de los habitantes de esos lugares, creo que sus bocas deben de contener néctar.
Significado: 

Aún confundido, Āgnīdhra quería ver el lugar de donde había venido el joven brāhmaṇa, donde los hombres tenían unos pechos tan erguidos. Pensaba que aquellos rasgos tan atractivos debían de ser producto de las rigurosas austeridades que allí se llevaban a cabo. Āgnīdhra se dirigió a la muchacha con la palabra suhṛttama, «el mejor amigo», para que no se negase a llevarle a ese lugar. Āgnīdhra, además de estar cautivado por los erguidos senos de la joven, también sentía atracción por sus dulces palabras. De su boca parecía emanar néctar; debido a ello, Āgnīdhra se sentía cada vez más sorprendido.