New version available here: vedabase.io

SB 5.18.4

vadanti viśvaṁ kavayaḥ sma naśvaraṁ
paśyanti cādhyātmavido vipaścitaḥ
tathāpi muhyanti tavāja māyayā
suvismitaṁ kṛtyam ajaṁ nato 'smi tam
Palabra por palabra: 
vadanti — dicen con autoridad; viśvam — toda la manifestación material; kavayaḥ — grandes sabios eruditos; sma — ciertamente; naśvaram — perecedera; paśyanti — ven en estado de trance; ca — también; adhyātma-vidaḥ — que han comprendido el conocimiento espiritual; vipaścitaḥ — sabios muy eruditos; tathā api — aun así; muhyanti — caen bajo la influencia de la ilusión; tava — Tuya; aja — ¡oh, Tú, el innaciente!; māyayā — por la energía ilusoria; su-vismitam — muy maravillosa; kṛtyam — actividad; ajam — al innaciente supremo; nataḥ asmi — ofrezco reverencias; tam — a Él.
Traducción: 
¡Oh, Tú, el innaciente!, los sabios eruditos védicos, que son avanzados en el conocimiento espiritual, saben sin lugar a dudas que el mundo material es perecedero; muchos lógicos y filósofos conocen esta verdad. En estado de trance, perciben la verdadera situación de este mundo, y predican la verdad. Aun así, a veces quedan confundidos por Tu energía ilusoria. Se trata de Tu maravilloso pasatiempo. Así pues, puedo entender que Tu energía ilusoria es realmente maravillosa, y Te ofrezco respetuosas reverencias.
Significado: 

En el mundo material, la energía ilusoria de la Suprema Personalidad de Dios no actúa solamente sobre las almas condicionadas, sino que a veces también influye en sabios eruditos muy avanzados, que han comprendido de modo práctico y cabal la posición constitucional de este mundo. En el mismo momento en que pensamos: «Yo soy este cuerpo material (ahaṁ mameti) y todo lo relacionado con este cuerpo material es mío», caemos bajo la influencia de la ilusión (moha). Esa ilusión causada por la energía material actúa especialmente sobre las almas condicionadas, pero a veces también actúa sobre las almas liberadas. Las almas liberadas son personas con abundante conocimiento acerca del mundo material, y, por lo tanto, están desapegadas del concepto corporal de la vida. Sin embargo, como han estado en contacto con las modalidades de la naturaleza material durante muchísimo tiempo, incluso ellas quedan a veces cautivadas por la energía ilusoria debido a falta de atención en el cuidado de la posición trascendental. Por esa razón, en la Bhagavad-gītā (7.14), el Señor Kṛṣṇa dice: mām eva ye prapadyante māyām etāṁ taranti te: «Sólo aquellos que se entregan a Mí pueden superar la influencia de la energía material». De modo que nadie debe pensar que es una persona liberada, inmune ya a la influencia de māyā. Todo el mundo debe ser muy cuidadoso en la práctica del servicio devocional y seguir estrictamente los principios regulativos. Quien así lo haga, permanecerá fijo en los pies de loto del Señor. En caso contrario, una pequeña distracción puede ocasionar un desastre. Hemos visto ya un ejemplo de esto en el caso de Mahārāja Bharata. Sin duda alguna, era un gran devoto, pero por haber dejado que su atención se desviase ligeramente hacia un cervatillo, tuvo que sufrir otras dos vidas, una como ciervo y otra como el brāhmaṇa Jaḍa Bharata. Después de eso, se liberó y regresó al hogar, de vuelta a Dios.

El Señor siempre está dispuesto a perdonar a Su devoto; sin embargo, si un devoto pretende aprovecharse de la benignidad del Señor y comete errores deliberadamente una y otra vez, puede estar seguro de que el Señor le castigará dejándole caer en las garras de la energía ilusoria. En otras palabras, el conocimiento teórico que se adquiere mediante el estudio de los Vedas no es suficiente para protegernos de las garras de māyā. Debemos sujetarnos fuertemente a los pies de loto del Señor mediante el servicio devocional. Entonces estaremos en una posición segura.