SB 5.14.46

ya idaṁ bhāgavata-sabhājitāvadāta-guṇa-karmaṇo rājarṣer
bharatasyānucaritaṁ svasty-ayanam āyuṣyaṁ dhanyaṁ yaśasyaṁ
svargyāpavargyaṁ vānuśṛṇoty ākhyāsyaty abhinandati ca sarvā evāśiṣa
ātmana āśāste na kāñcana parata iti.
Palabra por palabra: 
yaḥ — todo el que; idam — esta; bhāgavata — por devotos excelsos; sabhājita — muy adorada; avadāta — puras; guṇa — cuyas cualidades; karmaṇaḥ — y actividades; rāja-ṛṣeḥ — del gran rey santo; bharatasya — de Bharata Mahārāja; anucaritam — la narración; svasti-ayanam — la morada de lo auspicioso; āyuṣyam — que aumenta la duración de la vida; dhanyam — aumenta la fortuna; yaśasyam — otorga fama; svargya — da la elevación a los sistemas planetarios superiores (el objetivo de los karmīs); apavargyam — da la liberación del mundo material y nos capacita para fundirnos en el Supremo (el objetivo de los jñānīs); — o; anuśṛṇoti — que escucha siempre, siguiendo la senda del servicio devocional; ākhyāsyati — explica para beneficio de otros; abhinandati — glorifica las características de los devotos y del Señor Supremo; ca — y; sarvāḥ — todos; eva — ciertamente; āśiṣaḥ — bendiciones; ātmanaḥ — para sí mismo; āśāste — obtiene; na — no; kāñcana — nada; parataḥ — de nadie más; iti — así.
Traducción: 
Los devotos entusiastas por escuchar y cantar [śravaṇaṁ kīrtanam] hablan con frecuencia de las puras cualidades de Bharata Mahārāja y alaban sus actividades. Aquel que canta y escucha sumisamente acerca de Mahārāja Bharata, que es completamente auspicioso, ciertamente ve aumentar sus opulencias materiales y la duración de su vida. Puede lograr una gran fama y alcanzar fácilmente la elevación a los planetas celestiales, o la liberación de fundirse en la existencia del Señor. Con tan sólo escuchar, cantar y glorificar las actividades de Mahārāja Bharata puede obtenerse todo lo que se desee, la satisfacción de todos los deseos materiales y espirituales. No hay necesidad de acudir a nadie para pedirle esas cosas, pues simplemente con estudiar la vida e Mahārāja Bharata, se puede obtener todo lo que se desee.
Significado: 

Este Capítulo Catorce es un resumen de la alegoría del bosque de la existencia material. La palabra bhavāṭavī se refiere a la senda de la existencia material. El mercader es la entidad viviente que viene al bosque de la existencia material tratando de ganar dinero para complacer sus sentidos. Los seis asaltantes son los sentidos: los ojos, los oídos, la nariz, la lengua, el tacto y la mente. El mal dirigente es la inteligencia desviada. La inteligencia debe emplearse en el proceso de conciencia de Kṛṣṇa; pero debido a la existencia material, dejamos que se desvíe hacia la búsqueda de comodidades materiales. Todo pertenece a Kṛṣṇa, la Suprema Personalidad de Dios, pero debido a nuestra mente y nuestros sentidos descarriados, saqueamos la propiedad del Señor para satisfacer nuestros sentidos. Los chacales y tigres del bosque son los miembros de nuestra familia, y las hierbas y enredaderas son nuestros deseos materiales. La gruta en la montaña es nuestro dulce hogar; los mosquitos y serpientes, nuestros enemigos. Las ratas, predadores y buitres son distintas clases de ladrones que nos roban lo que poseemos, y gandharva-pura es el espejismo del cuerpo y el hogar. El fuego fatuo es la atracción que sentimos por el oro y su color, y la residencia y las riquezas materiales son los componentes de nuestro disfrute material. El torbellino es la atracción que sentimos por nuestra esposa, y la tormenta de arena es la cegadora pasión que sentimos en el acto sexual. Los semidioses controlan las diversas direcciones, y el grillo son las ásperas palabras que los enemigos pronuncian a nuestras espaldas. El búho es la persona que nos insulta directamente, y los árboles impíos son los hombres impíos. El río sin agua representa a los ateos que nos causan problemas en este mundo y en el siguiente. Los demonios carnívoros son los funcionarios del gobierno, y los pinchazos de las espinas son los obstáculos de la vida material. El insignificante placer de la vida sexual es nuestro deseo de gozar de la esposa de otro; las moscas son los protectores de las mujeres, como el esposo, el suegro, la suegra, etc. La enredadera son las mujeres en general. El león es la rueda del tiempo, y las garzas, cuervos y buitres son los supuestos semidioses, y falsos svāmīs, yogīs y encarnaciones. Todos ellos son demasiado insignificantes como para poder aliviar nuestra aflicción. Los cisnes son los brāhmaṇas perfectos, y los monos son los extravagantes śūdras ocupados en comer, dormir, aparearse y defenderse. Los árboles de los monos son nuestros hogares, y el elefante es la muerte final. Así, en este capítulo se describen todos los constituyentes del mundo material.

Así terminan los significados de Bhaktivedanta del Capítulo Decimocuarto del Canto Quinto del , titulado «El gran bosque de disfrute del mundo material».