New version available here: vedabase.io

SB 5.13.21

rājovāca
aho nṛ-janmākhila-janma-śobhanaṁ
kiṁ janmabhis tv aparair apy amuṣmin
na yad dhṛṣīkeśa-yaśaḥ-kṛtātmanāṁ
mahātmanāṁ vaḥ pracuraḥ samāgamaḥ
Palabra por palabra: 
rājā uvāca — el rey Rahūgaṇa dijo; aho — ¡ay!; nṛ-janma — tú, que has nacido como ser humano; akhila-janma-śobhanam — la mejor de todas las especies de vida; kim — qué necesidad; janmabhiḥ — con nacimientos en especies superiores, como los semidioses en los planetas celestiales; tu — pero; aparaiḥ — no superior; api — en verdad; amuṣmin — en la siguiente vida; na — no; yat — que; hṛṣīkeśa- yaśaḥ — por las glorias de la Suprema Personalidad de Dios, Hṛṣīkeśa, el amo de todos los sentidos; kṛta-ātmanām — de aquellos cuyos corazones están purificados; mahā-ātmanām — que realmente son grandes almas; vaḥ — de nosotros; pracuraḥ — abundante; samāgamaḥ — la compañía.
Traducción: 
El rey Rahūgaṇa dijo: Nacer como ser humano es el mejor de los destinos. Ni siquiera un nacimiento entre los semidioses en los planetas celestiales es tan glorioso como nacer en este planeta como ser humano. ¿De qué sirve la excelsa posición de un semidiós? En los planetas celestiales, debido a la abundancia de comodidades materiales, no hay posibilidad de relacionarse con devotos.
Significado: 

La vida humana es una gran oportunidad para la autorrealización. Si se nace entre los semidioses, en un sistema planetario superior, la abundancia de comodidades materiales impide alcanzar la liberación del cautiverio material. Incluso en este mismo planeta, los que gozan de mucha opulencia, por lo general, no se preocupan por seguir el proceso de conciencia de Kṛṣṇa. La persona inteligente que de verdad desee liberarse de las garras de la materia, debe relacionarse con devotos puros. En su compañía, poco a poco podrá desapegarse de la atracción material por el dinero y las mujeres, que son los principios básicos del apego material. Por eso Śrī Caitanya Mahāprabhu aconsejó que quienes sinceramente deseen ir de regreso a Dios, deben dejar de lado el dinero y las mujeres, a fin de capacitarse para entrar en el reino de Dios. El dinero y las mujeres se pueden emplear perfectamente en el servicio del Señor; quien sabe utilizarlos de esa forma puede liberarse del cautiverio material. Satāṁ prasaṅgān mama vīrya-samvido bhavanti hṛt-karṇa-rasāyanāḥ kathāḥ (Bhāg. 3.25.25). Sólo en compañía de devotos se puede saborear la glorificación de la Suprema Personalidad de Dios. Un ligero contacto con un devoto puro puede significar el éxito en el viaje de regreso a Dios.