SB 4.8.18

satyaṁ surucyābhihitaṁ bhavān me
yad durbhagāyā udare gṛhītaḥ
stanyena vṛddhaś ca vilajjate yāṁ
bhāryeti vā voḍhum iḍaspatir mām
Palabra por palabra: 
satyam — verdad; surucyā — por la reina Suruci; abhihitam — narrado; bhavān — a ti; me — de mí; yat — porque; durbhagāyāḥ — de la desgraciada; udare — en el vientre; gṛhītaḥ — nacido; stanyena — alimentado con la leche de su pecho; vṛddhaḥ ca — crecido; vilajjate — se avergüenza; yām — a una; bhāryā — esposa; iti — de este modo; — o; voḍhum — aceptar; iḍaḥ-patiḥ — el rey; mām — a mí.
Traducción: 
Sunīti dijo: Mi querido niño, todo lo que Suruci ha dicho es cierto, pues el rey, tu padre, no me considera esposa suya; para él soy menos que una sirvienta; se avergüenza de aceptarme. Por eso, es cierto que has nacido del vientre de una mujer desgraciada, y has crecido alimentándote de su pecho.