New version available here: vedabase.io

SB 4.30.11

yad yūyaṁ pitur ādeśam
agrahīṣṭa mudānvitāḥ
atho va uśatī kīrtir
lokān anu bhaviṣyati
Palabra por palabra: 
yat — debido a; yūyam — vosotros; pituḥ — de vuestro padre; ādeśam — la orden; agrahīṣṭa — aceptada; mudā-anvitāḥ — con gran felicidad; atho — por lo tanto; vaḥ — vuestras; uśatī — atractivas; kīrtiḥ — glorias; lokān anu — por todo el universo; bhaviṣyati — será posible.
Traducción: 
Porque habéis aceptado en vuestro corazón con placer las órdenes de vuestro padre, y porque las habéis cumplido con gran fe, vuestras atractivas cualidades serán famosas en todo el mundo.
Significado: 

Como partes integrales de la Suprema Personalidad de Dios, todas las entidades vivientes gozan de una pequeña independencia. A veces, personas poco inteligentes nos preguntan por qué, si todo está bajo el control de la Suprema Personalidad de Dios, tenemos que sufrir. La entidad viviente, debido a su diminuta independencia, puede obedecer o desobedecer las órdenes del Señor Supremo. Si las obedece, es feliz; si no lo hace, sufre. Por lo tanto, la entidad viviente se crea su propia felicidad y su propia desdicha. No son imposiciones forzosas del Señor Supremo sobre las personas. El Señor Supremo alabó a los Pracetās por su fidelidad y obediencia a las leyes de su padre. Por lo tanto, el Señor bendijo a los hijos del rey Prācīnabarhiṣat por haber obedecido las órdenes de su padre.